Durante estas saludables actividades para los niños, mezcle movimientos con destrezas de matemáticas, lectura y escritura.

¡Sígueme!
Túrnense para crear bailes con patrones que se repitan para que todos los sigan. Para los niños más pequeños cree patrones más simples (saltar, menear, saltar, menear). Para los niños mayores, un patrón podría ser: saltar, saltar, menear, brincar; saltar, saltar, menear, brincar.

¡ABC,  estírate conmigo!
Dibuje una letra sobre un papel, dígala en voz alta y pida a los niños que se flexionen, estiren y giren para formar la letra lo mejor que puedan. (Desafíe a los niños mayores a pensar en diferentes palabras que empiezan con la letra mientras se mueven. Grupos pequeños de niños podrían usar el cuerpo incluso para deletrear una palabra corta como “gato”).

¡A moverse y contar!
Anime a los niños a mover el cuerpo de cierta manera un número específico de veces (“¡Brinca 5 veces… gira 3 veces!”). Con los niños más pequeños, cuente con los dedos mientras ellos siguen las instrucciones. Con los niños mayores, use en sus instrucciones oraciones simples que incluyan números (“Brinca 3 más 2 veces, ¿cuántos brincos en total? Gira 2 más 1 vez, ¿cuántos giros en total?”).