Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=5jAcnJDd1f0

Durante una emergencia de salud los horarios y las rutinas cambian sin previo aviso, pero usted puede ayudar a los niños a manejar circunstancias inesperadas. Vean juntos este video y señale que aunque Julia y Samuel no pudieron ir al parque como lo habían planeado, aún así tuvieron un día divertido juntos. Después, considere estas ideas para la próxima vez que los niños tengan dificultades con el cambio de planes:

  • Practiquen juntos la respiración abdominal para relajarse o calmarse.
  • Prepárense con anticipación para la posibilidad de que algunas actividades en el parque no estén disponibles cuando los niños quieran jugar. Lleve una lista con dibujos de las actividades favoritas de los niños, tache las que no están disponibles y pídales que elijan entre las actividades restantes.
  • Haga un Kit de herramientas sensoriales para cuando salgan y ponga los objetos en una bolsa. Puede incluir pelotas blandas o masilla, molinetes, fidget spinners o burbujas. También puede incluir un cuadernito y crayones o un objeto de consuelo como un animal de peluche o algo de tela suave.
  • Hagan el juego de Daniel de «¡No lo pises!». También pueden jugar a Simón dice, Veo, veo o cantar canciones como Cabeza, hombros rodillas y pies y A movernos.
  • Piensen en cómo substituir actividades sencillas dentro de la casa cuando la opción de jugar afuera no sea posible. Por ejemplo:
    • Hacer rodar por el suelo dentro de la casa una pelota suave como la de tenis, o lanzar una bolsita de frijoles a una canasta de ropa.
    • Establecer una pista de obstáculos dentro de la casa con diferentes estaciones (pueden incluir gatear debajo de una cuerda entre dos sillas, marchar en el mismo lugar, empujar carros de juguete de un extremo a otro de la habitación, poner pelotas en un recipiente y otros).
    • Sentarse en el suelo uno frente al otro con las piernas abiertas, tomarse de las manos y balancearse hacia adelante y hacia atrás como si estuvieran en un «subibaja».