Los papás causan un gran impacto en la vida de sus niños. Cuando los niños se sienten apoyados, entendidos y amados por sus padres, están más seguros de sí mismos y les va mejor en la escuela. 

Estas son algunas de las maneras en las que un padre afectuoso se puede involucrar en la vida de sus niños y ejercer un efecto positivo:

  • Un padre involucrado hace que sus niños se sientan más seguros y estén preparados para enfrentarse a los retos de la vida. 
  • Cuando un padre es afectuoso, es más probable que a su niño le vaya mejor en la escuela. 
  • Los niños que pasan mucho tiempo con sus padres tienen menos problemas en la escuela 
  • Los niños que pasan muchos momentos positivos con sus padres se convierten en adultos más comprensivos y compasivos.