Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=bgq1nav6x5g

Vean el video juntos y observen que cada amigo de Sesame Street tiene uno para consolarse. Los peluches y las mantas pueden dar un sentimiento de seguridad en los niños y ayudarlos a sentirse tranquilos durante los momentos estresantes o inestables. Pedacitos de tela, la ropa de un ser querido, las piedras favoritas o las “cosas favoritas” como la foto de un ser querido, también pueden ser objetos de consolación. 

En tiempos alarmantes los niños podrían dormir con el objeto que los consuela, abrazarlo, acariciarlo, “cuidarlo” y algunas veces incluso es el sustituto de un “amigo verdadero”. Los objetos de consuelo les dan un sentido de continuidad y se convierten en parte de la vida diaria de los niños incluso cuando hay caos por todas partes. 

Hablen de los objetos de consuelo. ¿Hace cuánto lo tienen? ¿Por qué les gusta? ¿Tiene un nombre? Si no lo tiene, podrían pensar en uno. Dígales a los niños que ellos pueden hablar con el objeto que los consuela cuando estén asustados, enojados, tristes o ¡en cualquier momento! 

Si los niños no tienen un objeto de consuelo, ayúdelos a elegir uno. También puede darles algo suyo que tenga su aroma, para ayudarlos a sentirse seguros y demostrarles que usted se preocupa por ellos cuando están separados.