Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=bgq1nav6x5g

Vean el video junto a los niños. Mientras los refugios tienen diferentes políticas sobre el límite de pertenencias que una familia puede traer (y los niños pueden perder las cosas que los consuelan durante traslados frecuentes), peluches y mantitas pueden desarrollar un sentido de seguridad y ayudar a los niños a sentirse consolados durante momentos duros e inestables. También el consuelo se puede encontrar en una actividad imaginaria como Un nido especial, en la que Big Bird se imagina su lugar seguro.

Explíqueles a los niños que pueden conversar con su cosa especial cuando se sienten asustados, enojados, tristes o en cualquier momento.  Si no tienen algo especial, usted podría regalarles una prenda suya (posiblemente el olor y la sensación les haga recordarse de usted), que los haga sentir seguros cuando están separados.

Fotos de los seres queridos también ayudan a consolar a los niños, o incluso un dibujo que usted mismo haya hecho. Es posible que los niños abracen, sostengan, “cuiden”,  conversen y se acuesten con sus objetos especiales.