Cuando pasamos tanto tiempo juntos, puede ser difícil hallar un equilibrio entre el trabajo y el juego, y entre «mi» tiempo y el tiempo de «nosotros». Es posible que los más pequeños no comprendan por qué usted no puede jugar con ellos ahora mismo. Explíqueles que a veces cada persona en la familia, no solo los adultos, necesitan un momento de tranquilidad para concentrarse en el trabajo o en una actividad especial. Dígales que podemos ayudarnos unos a otros estando tranquilos y pacientes. Programar tiempo de calidad también puede ayudar. Los recursos de este paquete ofrecen más ideas para hacer en familia.

  1. 1
    Vídeo

    Un rato de silencio

    Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=FnQiWM4El7M

    En este video la mamá de Abby explica que ella necesita tener un rato de silencio para enfocarse en un proyecto muy importante. Abby se siente desilusionada pero ellas piensan en una solución creativa: todos los días al terminar el trabajo, harán juntas un mini proyecto.

    • Antes de ver el video: Invite a su familia a hablar de proyectos especiales o tareas importantes en las que estén trabajando. Pregunte: “¿Qué te ayuda a concentrarte en tu trabajo? ¿En qué te podemos ayudar como familia?».
    • Mientras ven el video: Observen cómo la mamá de Abby se mantiene concentrada y cómo el plan creativo ayuda a Abby a esperar pacientemente a que su mamá termine de trabajar.
    • Después de ver el video: Junto con su niño hagan una lista de las cosas que les gusta hacer juntas. Luego programe tiempo para hacer una actividad «juntos» todos los días.

     

  2. 2
    Imprimible

    Un acto de equilibrio

    Descargar imprimible

    Hallar el equilibrio entre el trabajo y el juego, y «mi» tiempo y el tiempo de «nosotros» puede ser difícil cuando compartimos espacio físico todo el día. Es posible que los pequeños quieran jugar con usted todo el día, tal vez no entiendan por qué no usted no puede jugar con ellos ahora mismo.

    Pero la realidad es que a veces tenemos que trabajar. ¡Y los niños también! Explíqueles que a veces las personas en la familia, no solo los adultos, necesitan un momento de sosiego para poder concentrarse en el trabajo, los estudios o en una actividad especial.

    Tiempo juntos, tiempo separados

    El tiempo de estar separados, o en lados opuestos de la habitación, tiene beneficios más allá de simplemente «hacer el trabajo». El tiempo que pasan separados permite la exploración individual y experiencias únicas que después pueden compartir con toda la familia. Al comenzar el día hablen sobre las tareas y actividades importantes que cada uno necesita o le gustaría hacer.

    Haga un plan para el tiempo que usted necesita para trabajar. Exprese su entusiasmo por la actividad de su niño y hágale saber que usted desea saber más sobre lo que él hace. Podría decirle:

    • ¡Me encantan tus proyectos!
    • ¡Qué interesante! ¿Hablamos de tu arte a la hora de la cena?
    • Espero con ansias nuestra noche de juegos.

    Asegúrese también de expresar gratitud. Diga: “Gracias por estar callado un rato. Me siento feliz y aliviado de haber hecho esta tarea. Realmente disfruté la lectura de un capítulo más de mi libro y no podría haberlo leído sin tu ayuda».

    Tal vez después de terminar las tareas importantes, asegúrese de tener un momento de calidad ininterrumpido todos los días. Limite las distracciones tanto como sea posible. Guarde su teléfono celular y computadora y apague la televisión. Jueguen juntos un juego favorito, dibujen, salgan a caminar, jueguen a la pelota o bailen alegremente.

    Si tiene varios niños alterne las actividades que cada uno disfruta. También incluya actividades que a usted le gustan. El objetivo es que cada persona de la familia sepa que es valorado, que usted se preocupa por sus intereses y bienestar, y que usted disfruta pasar tiempo con todos.

    Un espacio para cada actividad

    Los espacios en su casa tienen muchos usos a lo largo del día. Su mesa de cocina podría servir como una zona de trabajo y como el estudio para un artista naciente. Su sofá favorito para ver TV podría ser ahora un lugar cómodo para leer y para algunos ratos serenos. Saber para qué usarán cada espacio realmente ayuda a que la familia tenga días más tranquilos.

    Use la siguiente gráfica para establecer pautas para el uso de los espacios compartidos. Hágalo de manera sencilla. Pregunte: «¿Qué podemos hacer en este espacio? ¿Qué no podemos hacer en este espacio?». Tal vez tenga que recordárselo con frecuencia a los más pequeños, y eso es normal. Los recordatorios visuales también pueden ayudarlos a recordar.

  3. 3
    Imprimible

    Los ratos especiales

    Descargar imprimible

    Cuando se pasa mucho más tiempo en casa puede ser difícil para los niños entender que usted no está disponible para jugar todo el día. Puede ser útil programar “tiempo juntos” para cada día. Hagan un plan diario que resalte los ratos que estarán juntos.

    Utilice esta gráfica para generar ideas. Después, juntos hagan un calendario personalizado de «tiempo juntos».