Cuidar a un niño puede ser un trabajo duro; ¡es importante tomarse el tiempo para revitalizarse y renovarse! Trate de implementar estos consejos:

Identifique amigos de confianza, familia y organizaciones en la comunidad. Pida ayuda cuando la necesite. Para reducir el estrés, haga una lista de familia y amigos que puedan ayudarlo en un momento de dificultad. Anote la información para contactarlos y el horario en que estén disponibles para ofrecer su ayuda.

Tome un tiempo para sí mismo cada día. Puede ser un momento rsimple como respirar hondo tres veces en la transición entre la hora de comer y la hora de dormir. Si tiene más tiempo disponible, trate de: leer un libro, una revista o un blog; escuchar una canción favorita; salir a pasear; llamar a un amigo; tomarse un baño; escribir sus pensamientos y emociones en un diario; o pensar en un recuerdo feliz.

Practique la paciencia y la perseverancia y modele estos comportamientos para que los niños lo puedan observar. Deje que los niños lo vean después de un fracaso, respirando profundo cuando se siente frustrado e inventando un plan nuevo cuando su plan no funciona.

Recuérdese de estas cosas importantes:

  • No está solo. Muchas personas experimentan situaciones similares.
  • Hay ayuda disponible y está bien pedirla.
  • Es normal tener muchos sentimientos diferentes.
  • No tiene que ser perfecto.
  • Celebre las bendiciones de su vida y todos sus éxitos, por pequeños que sean.