Los grandes cambios, incluso las aventuras positivas y emocionantes, también significan grandes sentimientos. Hablar de nuestros sentimientos nos ayuda a manejarlos mejor y a desarrollar la resiliencia.

Nombrar los sentimientos

Antes de que podamos hablar sobre nuestros sentimientos, es necesario saber nombrarlos. Pueden hacer actividades juntos para ayudar a los niños pequeños a identificar diferentes emociones.

  • Miren a las personas en álbumes de fotos, revistas o libros. Observen las expresiones faciales y el lenguaje corporal. Pregunte: «¿Cómo crees que se siente esa persona?».
  • Jueguen a charadas de sentimientos usando expresiones faciales y lenguaje corporal. Representen diferentes sentimientos y túrnense para adivinar cuál es el sentimiento.
  • Ponga en el refrigerador una lista de palabras que describan sentimientos. Cuando los niños aprendan nuevas palabras, agréguelas a la lista.

También puede ser difícil para los adultos nombrar los sentimientos propios. Especialmente en momentos como estos, cuando tantas cosas suceden a nuestro alrededor, es importante estar atentos para notar y nombrar nuestros sentimientos. El asesor de Sesame Street y profesor de psiquiatría, Dr. Stephen J. Cozza, anima a los padres a que primero intenten comprender cómo piensan y se sienten ellos mismos, para poder después ayudar a los niños. El Dr. ofrece ideas y consejos excelentes en este webinar para padres.

Hablar entre sí

Una forma de ayudar a los niños a manejar los sentimientos es hablando. Asegúrele con frecuencia que usted lo ama y se preocupa por él, para que el niño se sienta cómodo de acudir a usted con sus grandes sentimientos. Recuérdele que su familia es un equipo y que un equipo funciona mejor cuando todos hablan y se escuchan mucho. Puede comenzar las conversaciones hablando de sus propios sentimientos y de cómo usted está tratando de manejarlos. Diga: «Me siento frustrado, así que voy a estirarme cinco minutos. ¿Quieres estirarte conmigo?».

Diga también estas frases amables sobre los sentimientos:

  • Los sentimientos van y vienen.
  • Es normal sentirnos ____. Todos nos sentimos ______ algunas veces.
  • ¿De qué tamaño es tu sentimiento? ¿De qué color es? ¿Qué forma tiene?
  • Podemos tener varios sentimientos al mismo tiempo.
  • Cuando me siento _____ me gusta (dibujar, leer un cuento, escuchar música, caminar, etc.).

Maneras de manejar los sentimientos

Cuando usted habla con su niño acerca de los grandes sentimientos, usted le crea una base segura para que él supere desafíos. Usted puede darle aún más herramientas para ayudarlo a expresar y manejar sus grandes sentimientos. Practique con estas ideas:

  • Escuchar, tocar o cantar la canción favorita.
  • Decorar una botella de tranquilidad con escarcha.
  • Acurrucarse con un objeto de consuelo.
  • Date un abrazo.
  • Llevar un diario de los sentimientos.
  • Respirar profundo con la barriga.
  • Imaginarse estar en un lugar seguro.
  • Hablar con un amigo.
  • Leer un cuento.
  • Mover el cuerpo, hacer ejercicios, estirarse o bailar.
  • Decirse palabras positivas a sí mismos.