Descargar imprimible

La crianza es un trabajo difícil. Siempre hay algo más que aprender. Cuando pensamos que lo tenemos todo resuelto o que tenemos una constante en la rutina, todo cambia. ¡Es frustrante! La perseverancia no es solo para los niños. Los padres también deben ser perseverantes especialmente en la crianza de los niños. Intente hacer estas estrategias que ayudan a superar situaciones desafiantes y a ser un padre con confianza en sí mismo.

Ofrezca opciones

Algunos días las actividades y rutinas diarias pueden ser oportunidades para practicar la perseverancia. Cuando las cosas no van bien o cuando los niños no cooperan, haga lo posible por mantener la calma y cambie la energía de la situación usando otro enfoque. En vez de exigir, puede darle opciones.

Corrija con delicadeza

Cuando tenga que corregir o redirigir a su niño, hágalo elogiando su fortaleza. Por ejemplo, podría decir: «Me alegra que estés decidido a terminar de construir esa torre. Pero ahora debemos cenar, ¿me ayudas a poner la mesa y después de cenar vuelves a trabajar con la torre?».

Recuerde que el niño se comunica a través del comportamiento, incluso con el comportamiento no deseado. Haga lo posible por mantener la curiosidad para descubrir (y afirmar) los puntos fuertes de su niño.

Sea positivo

Tener una perspectiva positiva de «¡Yo puedo hacerlo!» es tremendamente útil cuando tratamos de aprender cosas nuevas. Cuando su niño, o usted, confía en sus propias habilidades, estará más dispuesto a seguir intentando hacerlo. Sabemos que eventualmente lo lograremos.

Cultivar el sentido de la positividad toma tiempo. Una actividad como la que se muestra en la siguiente gráfica ayuda a que su niño practique el pensamiento positivo durante todo el día y especialmente en situaciones desafiantes. Junto con su niño escriban ideas que mejoren el estado de ánimo para ponerlas en práctica cuando uno de ustedes se sienta frustrado o deprimido.