Por Traci Baxley, Ph.D.

Criar a los niños para que sean seres humanos bondadosos es una prioridad para muchos padres. Pero ser una «buena» persona no es suficiente. También tenemos el poder de criar niños antirracistas. El antirracismo es más que creer que el racismo está mal, significa tomar medidas contra el racismo. La buena noticia es que los niños reconocen la injusticia a una edad temprana y a menudo quieren hacer lo correcto.

A veces se siente que es un trabajo demasiado grande y no sabemos por dónde empezar. Las siguientes son cuatro formas en que los padres blancos pueden comenzar el trabajo en casa.

ANALIZAR Piense en sus conocimientos, habilidades y conciencia sobre la raza. Eso le permitirá hablar sobre raza y racismo, identificar el racismo cuando ocurre y desarrollar estrategias para contrarrestarlo o para hacerle frente. Analice si usted estereotipa a los demás y deténgase a pensar en ello. Todos tenemos prejuicios que pueden provenir de nuestras experiencias infantiles, de las personas que nos rodean o de los medios de comunicación. Cuanto más analicemos nuestras creencias y de dónde provienen, más podremos expandir nuestra alfabetización racial y ser el ejemplo para que nuestros niños hagan lo mismo.

AVERIGUAR Mire a su alrededor y averigüe cuánta diversidad ven los niños diariamente. Piense en su propio círculo de amigos, en los compañeros de juegos de sus niños, los juguetes, la música y los libros. Si los niños no tienen muchas personas que se ven diferentes a ellos, eso puede darles un mensaje sobre lo que es importante, o no. Existen muchas formas de cambiar eso. Consulte el siguiente párrafo.

BUSCAR Puede comenzar por visitar la biblioteca para buscar libros que muestren a personas que se ven diferentes a ustedes. Presente a sus niños una amplia gama de personas. Busque eventos culturales, actividades después de la escuela, clubes y restaurantes que incluyan personas de diferentes grupos. Es bueno hablar de las diferencias raciales y culturales. Por ejemplo, en un concierto al aire libre, podría decir «La música es de (nombre del país), y mucha gente aquí es de ese país. Hay muchas personas de piel marrón en ese país». También es una excelente manera para participar y formar conexiones con su comunidad.

CHARLAR Converse con sus niños sobre las raza, las diferencias entre las personas y el trato injusto por el color de la piel. No espere por el momento «perfecto» o hasta que tenga todas las respuestas. Si los niños están al tanto de los eventos actuales, a la hora de la cena explíqueles y conversen sobre lo que está sucediendo, lo que debe cambiar y cómo todos podemos ser parte de ese cambio. Anime a los niños a hacer preguntas y a expresar lo que piensan.

Por último, recuerde que es normal no tener todas las respuestas. Al expandir activamente la conciencia racial de sus niños, usted empieza a criar al próximo antirracista que el mundo necesita.