Por Tiffany Eve Lawrence

Usted les ha dado a sus niños militares una base para comprender que el racismo afecta a las personas de diferentes maneras. Ahora es importante reiterar que esa es una opción. Cuando las personas eligen tratar a los demás de manera injusta debido al color de su piel o de dónde son, lastiman a los demás. 

Tenga en cuenta estas estrategias durante sus conversaciones: 

Opciones

Ser una familia militar limita algunas de nuestras opciones, como dónde estaremos estacionados. Pero podemos optar por ser intencionales en la comunidad donde nos encontremos. Al igual que algunas personas eligen ser injustas, podemos optar por dar ejemplo con un comportamiento amable e inclusivo, como cuando nuestras familias son ejemplo de cómo conocer otras culturas en el área. Eso les demuestra a nuestros niños que podemos tomar la opción correcta de amabilidad y aceptación sin importar la raza o el origen de alguien y así creamos un espacio donde todos importan y se sienten seguros. Nuestros niños verán nuestras acciones positivas que coinciden con nuestras poderosas palabras. 

Sea la principal fuente de información de los niños

A medida que aumenta el volumen de la injusticia racial en nuestro país, nuestros niños están expuestos a ella de manera más vívida. Para los niños mayores que están en la escuela, no permita que los titulares y las conversaciones secundarias los tomen desprevenidos. Lo siguiente es un ejemplo de cómo informarles con delicadeza sobre los incidentes actuales: «Sucedió algo triste a causa del racismo. Una persona (raza, cultura, etnicidad) fue maltratada y herida. Eso no está bien y no debería haber sucedido». 

Estar pendiente

A veces los niños no comprenden completamente y no saben qué preguntas hacer. Entonces es importante hacer una pausa y preguntarles cómo se sienten al escuchar esa conversación. 

Reconocer los cambios positivos

Muchas personas han defendido la bondad, la justicia y el respeto con valentía. Crearon ondas de cambio que se han convertido en olas. Algunos niños también han logrado cambios en sus comunidades. Hábleles de la historia de Marley Días, quien a los 11 años de edad inició una campaña para que las bibliotecas y escuelas tuvieran más libros cuyos personajes principales fueran negros. Cada pequeño acto importa. Nadie es demasiado joven para defender lo que es correcto. 

 

Tiffany Eve Lawrence es una periodista que lleva varios años escribiendo profesionalmente. Tiene una forma única de analizar temas que pueden resultar incómodos y que van desde la crianza de los niños hasta la salud mental y los problemas sociales. Sus vínculos con las Fuerzas Armadas, como esposa de la Infantería de Marina, la colocan en una posición central para dar a conocer historias sobre cómo son afectados los que prestan servicio militar. Los artículos periodísticos y ensayos de Tiffany se pueden encontrar en línea y en forma impresa en varias publicaciones como Parents, Gamour, Romper, Courier Newsroom, Military Family Magazine y muchas más. www.bytiffanyeve.com