Los niños no necesitan estar en un espacio grande afuera para moverse.

De camino

En vez de caminar al carro, anime a los niños a saltar como una rana o brincar como un conejito. Una vez sentados en el carro con el cinturón de seguridad ajustado, pídales que se estiren: alcanzar alto con las manos, voltearse de lado a lado para mirar hacia afuera por ambas ventanas y estirarse hasta tocarse los pies.

Frente al televisor

Transforme los comerciales en rápidas fiestas bailables. Pónganse de pie y bailen hasta que el comercial concluya.

En el dormitorio

A veces es una buena idea que los niños se deshagan de un poco de energía antes de acostarse. Pídales que sigan sus instrucciones: brincar con el pie izquierdo y luego con el derecho, de un lado del dormitorio al otro o que brinquen en el lugar, en un círculo o en línea recta, etc.