Los nietos parecen tener energía sin límite. Mantienen a los grandes atentos y activos. Pero hasta los cuerpecitos jóvenes requieren un momento tranquilo cada día. A continuación hay sugerencias para que los abuelos disfruten momentos tranquilos: 

 

  • Invite a sus nieto a elegir un libro y un lugar cómodo donde puedan acurrucarse juntos. Anime a su nieto a leerle (o “leerle” las imágenes).  También puede pedirle a su nieto que le cuente su cuento favorito. Con suerte, la hora de leer puede convertirse en un momento para una siesta. 
  • Los puzles y juegos de mesa son otra manera de calmarse. Siéntense juntos en la mesa de la cocina para recargarse con una merienda y un refresco. 
  • Actividades que realizan juntos, como colorear o dibujar, puede ser momentos tranquilos para los dos. 
  • Si está cansado, prepárese un té o café e invite a su nieto a jugar cerca de usted. ¡Explíquele que va a tomar un breve descanso mientras toma su café! Cuando lo termine, volverán a “jugar juntos”. 
  • ¿Momentos tranquilos afuera? ¡Es posible! Intente soplar burbujas que su nieto puede reventar, o dele tiza para la acera. 

 

Puede que los momentos tranquilos no duren mucho, pero hasta unos pocos momentos de calma pueden ayudarle a recargarse para las aventuras del día.