Los nietos parecen tener energía sin límite. Mantienen a los grandes atentos y activos. Pero hasta los cuerpecitos jóvenes requieren un momento tranquilo cada día. A continuación hay sugerencias para que los abuelos disfruten momentos tranquilos con sus nietos: 

 

  • Invite a sus nieto a elegir un libro y un lugar cómodo donde puedan acurrucarse juntos. Anime a su nieto a leerle (o “leerle” las imágenes).  También puede pedirle a su nieto que le cuente su cuento favorito. Con suerte, la hora de leer puede convertirse en un momento para una siesta. 
  • Los rompecabezas y juegos de mesa aptos para la edad son otra manera de calmarse. Siéntense juntos en la mesa de la cocina para recargarse con una merienda y un refresco. 
  • Actividades que realizan juntos, como colorear o dibujar, pueden ser momentos tranquilos y creativos para los dos. 
  • Prepárese un té o café e invite a su nieto a jugar cerca de usted. ¡Explíquele que va a tomar un breve descanso mientras toma su café! Cuando lo termine, volverán a “jugar juntos”. 
  • ¿Momentos tranquilos afuera? ¡Es posible! Intente soplar burbujas que su nieto puede reventar, o dele tiza para la acera. Jugar a ser chef le puede dar un pequeño descanso mientras su nieto le dibuja una comida. (¿Puedes dibujarme un plato de espaguetis? ¿Con qué salsa lo servirás? Me gustaría una ensalada. ¿Qué verduras podemos agregarle?) 

  

Puede que los momentos tranquilos no duren todo lo que nos gustaría, pero hasta unos pocos momentos de calma pueden ayudar a los adultos y a los niños a recargarse para las próximas aventuras del día.