Los niños a menudo obtienen gran parte de su nutrición comiendo en camino, así que las meriendas saludables deben ser ¡fáciles y rápidas!

  1. Naranjas, clementinas y mandarinas sin semillas: Vienen en su propio envase a prueba de derrames: ¡su propia cáscara! Métalas en la mochila en la mañana para disfrutarlas en cualquier momento del día.
  1. Manzanas: Viajan bien en las mochilas y contienen abundante cantidad de fibra y vitamina C.
  1. Rebanadas de quesadillas de queso: Son una gran merienda para comer en camino y además, contienen proteínas. Prepárelas para la cena y, luego, coman los sobrantes durante la semana.
  1. Zanahorias bebé: Son sencillas y a menudo vienen pre-lavadas, lo que ahorra tiempo.
  1. Tortitas de arroz: Son fáciles de llevar y su textura crujiente da mucha satisfacción. Pruébelas con mantequilla de cacahuates (maníes) y uvas pasas o con carne magra y queso.
  1. Yogur bajo en grasa: Es una merienda bien llenadora que aporta proteínas y calcio. ¡No se olvide de llevar una cuchara!
  1. Mezcla de nueces, cereales y frutas secas (trail mix): Es fácil y saludable, siempre y cuando, la mayoría de los ingredientes sean los listados. Prepare su propia mezcla llenando un envase con nueces, cereal integral, uvas pasas y trocitos de tortitas de arroz. No use las mezclas que contengan dulces o azúcar agregada.
  1. Palitos de vegetales: Bastoncitos de zanahorias, pepinos y pimientos son de colores vibrantes y están repletos de vitaminas.
  1. Galletas saladas integrales: Se prestan para preparar una fácil minicomida al agregarles queso, humus (paté de garbanzos) o mantequilla de cacahuates.