Por Kathleen Kraninger, Directora, Oficina para la Protección Financiera del Consumidor EE.UU. (U.S. Consumer Financial Protection Bureau)

Aunque usted no tenga como propósito enseñar a los niños el manejo de dinero y las finanzas, ellos absorben todo lo que usted hace y dice al respecto. Por ejemplo, cuando compra en ofertas, gasta en darse gustos o planifica un evento especial, les está mostrando a los niños lo que usted piensa del dinero.

Según las investigaciones, las actitudes, habilidades y hábitos frente al dinero se desarrollan a temprana edad. Los niños menores de cinco años no pueden comprender conceptos financieros abstractos. Pero ellos pueden desarrollar destrezas fundamentales que necesitarán como adultos: paciencia, planificación por adelantado, priorización, distinción entre necesidad y deseo, contar y clasificar, concentrarse en una tarea o actividad y proteger lo que es importante.

Aunque usted no se sienta como un “experto en dinero”, puede ayudar a los niños a desarrollar estas habilidades básicas que les servirán de muchas maneras durante toda la vida. Incluso puede hacer lo siguiente durante las rutinas diarias:

  • Cuente su historia. Para crear destrezas de resolución de problemas, pensamiento flexible y conciencia de necesidad vs. deseos, observe cuando los personajes no logran lo que querían al principio. Pregunte a los niños lo que ellos podrían hacer si eso les sucediera.
  • Compra de comestibles. Pida a los niños que ayuden a hacer listas de compras para que se den cuenta de cómo se planea con anticipación lo que su familia necesita. Luego pueden ayudar a tachar los artículos cuando los encuentren en la tienda.
  • Juegos como las Sillas musicales o Simón dice, ayudan a los niños a concentrarse y a tomar decisiones rápidas. Los juegos de adivinanzas como 20 Preguntas o Veo, veo ayudan a ejercitar la memoria y a pensar de manera crítica y creativa.

Muchos padres y cuidadores piensan que una relación saludable con el dinero y las finanzas ayuda a que los sueños futuros de los niños se hagan realidad. Recursos como El dinero mientras creces de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor de EE.UU. (English | Spanish) pueden ayudarlo a construir esta relación con actividades e iniciadores de conversación que sientan las bases para la administración inteligente del dinero en la edad adulta.