La hora del círculo

  • Cuando hablen sobre el horario del día, use palabras como: primero, después y por último para describir el orden: “Veamos el horario de la tarde. Primero vamos a tener una merienda. Después iremos a la clase de música. Por último, pondremos todo en orden. Finalmente, nos despediremos y nos iremos a casa”.
  • Cada mañana, haga un juego en el que cada niño tenga la oportunidad de aplaudir siguiendo un patrón. El resto del grupo repite el patrón. Jueguen con el largo y la velocidad del patrón.

Al aire libre

  • Divida los niños en grupos siguiendo una regla de clasificación (¡pero sin decirles cuál es la regla!). Por ejemplo, pídales a los niños que lleven camisas de manga corta a ponerse a un lado del patio y los niños que lleven camisas de manga larga al otro lado. Luego, pídales a los niños que adivinen cuál regla aplicó. Deles a los niños la oportunidad de ser el “clasificador” del grupo.
  • Usando tiza, dibujen círculos grandes en la acera o el patio. Escriban un número del 1 al 10 en cada círculo.  Dele a cada niño la oportunidad de pararse dentro de cada círculo y hacer movimientos según el número (por ejemplo, cuatro saltos de tijera o cuatro saltos en un pie).

Cuando estén ordenando

  • Convierta la hora de ordenar en una caza de formas. Dele a cada niño una categoría de cosas que tiene que buscar, como por ejemplo, libros en forma rectangular o platos redondos. Hasta puede hacerlo con formas en tres dimensiones: tal como bloques cilíndricos.
  • Etiqueten las cajas de zapatos con un número que representa la cantidad de cosas que hay adentro (por ejemplo, una caja que debe contener 15 bloques se marca: “15 bloques”). Cuando los niños guarden los juguetes, pueden contar los objetos que correspondan al número de objetos escrito en la caja.