Todo el mundo tiene sentimientos fuertes. Es fácil olvidar que aprender a manejar esos sentimientos fuertes es una habilidad que trabajamos a lo largo de nuestra vida, y que los sentimientos fuertes pueden ser abrumantes para los niños pequeños. Para los niños, el primer paso en manejar las emociones es aprender a identificarlas. Simplemente nombrando un sentimiento fuerte, les puede ayudar a comenzar a entenderlo y más adelante a controlarlo.

Los recursos en este paquete van a darle actividades sencillas para realizar juntos que fomentarán las conversaciones acerca de los sentimientos y que le ofrecerán muchas oportunidades para nombrar distintos tipos de sentimientos y cómo nos afectan.

  1. 1
    Vídeo

    Monstruo del ánimo

    Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=woO_3aQ9YFc

    En este video, va a aprender a crear un Monstruo del ánimo con su niño. Este video le mostrará los pasos para crear un Monstruo del ánimo de dos maneras: con una hoja imprimible de Sesame, o usando materiales para manualidades sencillas. De igual importancia, el video le mostrará cómo el hecho de hacer esta manualidad junto a su niño proporciona muchas oportunidades para identificar los sentimientos y explorar cómo nos estamos sintiendo.

    Una manera de explorar las emociones es conversar juntos acerca de en qué parte del cuerpo las sentimos (podemos sentir la tristeza como un pesar en el pecho, o la ansiedad como un nudo en la barriga), y cómo ellas podrían afectar nuestras actividades diarias.

    En el video, Luna explica que cuando ella se siente asustada, no puede dormir. Ayudar a los niños a establecer la conexión entre los sentimientos y cómo afectan nuestros cuerpos puede ayudar de verdad (cuando te sientes triste, es posible que llores o que te sientas más cansado).

  2. 2
    Imprimible

    Monstruo del ánimo

    Descargar imprimible

    Todos tenemos sentimientos fuertes y es importante encontrar maneras para nombrar los sentimientos juntos. Mientras colorean y recortan este imprimible, haga preguntas como: “¿De qué color piensas que se siente la tristeza? ¿Por qué?” y “¿Qué cara haces cuando te sientes ilusionado?”.

    En cuanto completen el Monstruo del ánimo, anime a sus niños a usarlo para comunicarles sus sentimientos a usted y a otros. Si sus niños experimentan sentimientos fuertes, pídales que hagan la cara del Monstruo del ánimo que mejor muestra cómo se sienten.