¡Así nos lavamos!

  • Lávense las manos frecuentemente durante al menos 20 segundos. Los momentos importantes para lavárselas son: después de estornudar o toser, antes de comer, después de ir al baño.
  • Asegúrense de que los niños pueden alcanzar fácilmente el lavamanos, jabón y toalla. Si no hay jabón, usen un limpiador de manos a base de alcohol (60-90%).
  • Pida a los niños que canten la canción del abecedario completa mientras se frotan para que sepan exactamente cuánto rato tienen que lavárselas.

Tápate

  • Si necesitas toser o estornudar, tápate la boca o la nariz con un pañuelo de papel y bótalo después de usarlo. Si no tienes pañuelo de papel a mano, tose o estornuda en la parte de adentro de tu brazo doblado para que las manos no queden con gérmenes.
  • Ayude a los niños a practicar cómo toser con el brazo doblado. Muéstreles como el codo forma una esquinita (hueco o cueva) cuando doblan el brazo y recuérdeles “toser en la esquina (o hueco o cueva)”.

Adiós, moquilleos

  • Mantenga cajas con pañuelos de papel donde los niños las puedan alcanzar. Dígales: “Cuando sientas un cosquilleo o goteo (en tu nariz o garganta) toma un pañuelo de papel”.
  • Muestre a los niños cómo limpiarse la nariz con un pañuelo de papel. Dígales que deben botarlo inmediatamente y, luego, deben lavarse las manos. Enséñeles estos tres pasos: limpiar, botar, lavar.