Descargar imprimible

¿Quién está en mi círculo de cariño?

Todos necesitamos una mano amiga en algún momento. En momentos como estos los niños y los adultos pueden sentirse especialmente aislados. Es bueno hacer una lista de las personas en las que podemos confiar; personas que nos escuchan, que nos ofrecen un hombro en el que podemos llorar o nos ayudan a resolver un problema. ¡Este es su círculo de cariño! El círculo no tiene que ser grande para ser efectivo. Incluso dos o tres personas comprensivas (tal vez nuestra pareja, un pariente o un vecino) pueden ayudarnos a llevar la carga de la vida. Haga una lista junto con su niño. ¿A quién podemos acudir cuando necesitemos ayuda?

  • ¿Puede un maestro o un hermano mayor ayudar con las tareas escolares?
  • ¿Puede pedirle a un vecino un ingrediente para la cena cuando usted no puede ir a la tienda?
  • ¿Puede un amigo o familiar ayudar con el cuidado de los niños por unas horas?

Si no está seguro de a quién acudir, solicite orientación a organizaciones de su comunidad, como bancos de alimentos, clínicas de salud o su biblioteca local.

Recuerde que usted (y su familia) también pueden formar parte del círculo de cariño de otra persona. Lea este imprimible que lo ayudará a generar ideas para ser amable con sus amistades, familiares o con su comunidad en general.

Nutrir relaciones que están cerca o lejos

Mantenerse en contacto con las personas que amamos puede ser un trabajo duro incluso cuando la vida es «normal». Eso puede ser aún más difícil cuando no salimos afuera ni participamos en nuestras rutinas usuales. Las relaciones requieren esfuerzo. Afortunadamente, hay cosas simples que podemos hacer para que los demás sepan que estamos pensando en ellos.

  • Inicie un grupo por texto o email con familiares y amigos. Envíe fotografías de sus niños o de sus actividades diarias. Tal vez usted se sorprenda de cuánta alegría, incluso de momentos aparentemente mundanos de su vida, pueden brindarles a quienes los aman a ustedes.
  • Envíe el inicio de un cuento. Manténgase en contacto usando las formas antiguas, pero use la creatividad. Empiece un cuento con “Érase una vez”. Envíelo por correo e invite al destinatario a agregar algo y enviarlo por correo a otra persona. Cuando le llegue de regreso, ¡seguro que tendrá un cuento simpático para atesorar!
  • Organice una reunión virtual o en persona guardando la distancia. Si se siente cómodo y las regulaciones lo permiten, reúnase con sus seres queridos para pasar un rato en la vida real. Si no pueden reunirse en persona, participen en una video llamada para virtualmente ver una película favorita o comer juntos.

Celebrar de diferentes maneras

Las fiestas de fin de año están a la vuelta de la esquina. Aunque las estemos celebrando de manera diferente no significa que no puedan ser igualmente especiales y tal vez aún más memorables.

  • Hacer algo diferente Seamos realistas, incluso cuando nos encanta pasar tiempo con la familia, por lo general las reuniones familiares envuelven un poco de trabajo. Tal vez este año su familia decida hacer solo una parte de la tradición familiar; las partes que más disfrutan hacer. Por ejemplo, en vez de dar regalos, jueguen juntos. En lugar de cocinar un pavo, coman solo los acompañamientos del pavo, ¡o el postre!
  • Organice una reunión virtual. Podría organizar una reunión virtual con amigos o familia. Pueden hacer una comida donde cada persona «trae» su plato favorito. También puede ser una noche de juegos, donde cada invitado elige el nombre de un equipo. Las posibilidades de «juntos» son infinitas. Podrían hacer manualidades, cantar, contar chistes o leer cuentos.