Manejar las rabietas puede ser difícil y cansador. Cuando los niños sienten grandes emociones, como el enojo, la frustración, la impaciencia, y la tristeza, a veces no saben cómo manejarlas, ¡lo cual lleva a grandes rabietas! Hay cosas que los padres y los cuidadores infantiles pueden hacer para ayudar a los niños a manejar sus sentimientos, grandes y pequeños.

Los recursos de este paquete van a:

  • Resaltar algunos motivos comunes que provocan comportamientos desafiantes y rabietas.
  • Ofrecer estrategias y actividades que los cuidadores infantiles y los padres pueden intentar para ayudar a los niños a manejar sus sentimientos fuertes.
  • ¡Ayudar a los adultos a mantener la calma cuando ocurran las rabietas!

Para los proveedores:

La última sección en este paquete proporciona recursos relacionados además de consejos para la facilitación que puedan usar con los proveedores FFN y con los padres en su entorno.

  1. 1
    Vídeo

    Grabación de chat social

    Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=Ot6DDbjQZeo

    Durante este video en inglés, la proveedora de cuidado infantil, Zoraima Rosario-Rolon, conversa con Rocío Galarza de Sesame sobre las rabietas, incluyendo cómo anticiparlas, prevenirlas, navegarlas y recuperarse de ellas.

    Mientras ven el video, mantengan la mente abierta acerca de cómo manejan los comportamientos desafiantes y lo que podrían hacer para que las cosas vayan mejor para todos.

  2. 2
    Imprimible

    Huelan las flores

    Descargar imprimible

    Respirar hondo desde la barriga es solamente una manera de ayudar a los niños (y a los adultos) a sentirse tranquilos, en cualquier momento y en cualquier lugar. Hay muchas maneras creativas para animar a los niños a respirar hondo. Pueden pretender inflar una gran pelota de playa, o imaginar la subida y bajada de la barriga como si fueran el movimiento de las olas en el mar. También, pueden invitarles a respirar hondo por la nariz como si “oliera” una flor, y luego soplar lentamente por la boca como si soplara las semillas de un diente de león.

    Esta hoja para colorear puede ayudar tanto a los niños como a los adultos a relajarse, a colaborar, a formar lazos y a conversar juntos. Los adultos y los niños se sientan uno al lado del otro en un lugar tranquilo que tenga una superficie. Los niños colorean los Muppets, y los adultos colorean el fondo (está bien sentarse sin conversar: ¡no hay una sola manera correcta de colorear!). Cuelguen la hoja terminada en un lugar visible para todos para recordar el momento que pasaron juntos y para respirar hondo.

  3. 3
    Artículos

    Podemos calmarnos

    Todo es más difícil cuando uno está preocupado. Cuando los sentimientos se sienten fuera de control, incluso las tareas rutinarias y nuestras interacciones comunes pueden parecer imposibles. Si es así para los adultos, imagínense cuán difícil debe ser para los niños pequeños. Es por eso que es importante desarrollar una caja de herramientas con trucos, técnicas y recursos para ayudar a la gente joven y a los adultos a manejar sus sentimientos fuertes.

    Respirar hondo

    Cuando el cerebro está calmado, este le indica al cuerpo que la respiración sea honda y lenta. Pero esa conversación entre el cerebro y el cuerpo también funciona al revés: respirar hondo y lentamente, le dice al cerebro que se calme. Hay muchas maneras de usar la respiración para estar tranquilo. Además de oler las flores, tanto los adultos como los niños pueden usar estas técnicas:

    • Paseo con un peluche: Pida a su niño que se acueste de espaldas y que ponga un peluche en su barriga. Luego diga: “Vas a darle un paseo a tu peluche, pero hay que hacerlo bien lento para que no se asuste”. Pida a su niño que respire hondo y lentamente para llenar la barriga y hacer que suba el peluche; luego pídale que exhale lentamente para que el peluche baje. Repitan cuatro o cinco veces.
    • Respiración de serpiente: Pida a su niño que respire hondo y que aguante la respiración por un momento; luego que exhale lentamente, haciendo el sonido de sisear como si fuera una serpiente. Cuente mientras su niño sisea y pregunte: “¿Hasta cuándo puedes hacer que tu serpiente sisee?”. Repitan cuatro o cinco veces.
    • Respiración de montaña:  Pida a su niño que levante la mano con los dedos separados y que ponga el dedo índice de la otra mano en la parte inferior y por el lado exterior del pulgar. Diga: “¡Ahora vamos a subir y bajar la montaña!”. Pídale que mueva el dedo índice lentamente por el pulgar mientras inhala; luego pídale que mueva el dedo índice lentamente por el otro lado del pulgar mientras exhala. Continúa con esto mientras avanza con los otros dedos de la mano, inhalando mientras sube y exhalando mientras baja.

    Jueguen un juego de concentración

    Cuando los sentimientos están fuera de control, puede sentirse como si miles de cosas estuvieran pasando a la vez. Una manera de calmarse es concentrarse en una sola cosa. Hay maneras rápidas y fáciles de hacer esto:

    • Alfabeto de animales: Pida a su niño que haga una lista de los animales usando el abecedario. Por ejemplo, puede empezar con: “ardilla, burro, canguro, delfín, elefante”. Esto requiere concentración, y por lo tanto, ayuda a calmar mentes hiperactivas.
    • Cuento del día: Pida a su niño que piense en el inicio del día. Pregunte: “¿Cuál fue la primera cosa que hiciste cuando te despertaste?”. Luego, pida que diga la siguiente cosa, y la siguiente, y la siguiente. Pídale que las mencione usando los detalles más específicos en que pueda pensar: “Salí de la cama. Caminé hasta el armario. Me puse mi camisa nueva.”).

    Concentrar el cerebro en otras cosas también es un ejercicio excelente para los adultos. Además de lo antes mencionado, puede intentar hacer otras listas sin producir estrés, tales como una lista para las compras o los nombres de los maestros de su niñez.

    Acomodar un espacio tranquilo

    Todos tenemos ciertos lugares que nos hacen sentir más tranquilos, objetos particulares que nos calman al tocarlos, y sonidos, vistas y olores que nos traen paz. Una estrategia para calmarse es ayudar a su niño a identificar tipos de objetos que contribuyen a un espacio tranquilo. El espacio puede tener mantas suaves para acurrucarse, peluches que lo consuelan, y otros elementos que ayuden a su niño a sentirse tranquilo. Entonces, si su niño tiene una rabieta, puede pasar un momento en su espacio tranquilo.

    También es muy importante que los padres y los cuidadores infantiles tengan un espacio tranquilo propio. Tener un lugar para uno mismo donde tomarse un momento en privado para respirar y recuperarse puede ser suficiente para controlar el mal genio y para el cuidado personal.

  4. 4

    Consejos y herramientas para los proveedores

    Pueden usar los recursos en este paquete para realizar un taller para padres y cuidadores infantiles FFN en su entorno. Consideren las siguientes ideas y consejos de facilitación ¡para lograr una experiencia de alta calidad, informativa y lúdica!

    1. Empiecen viendo juntos el video chat con los padres y cuidadores infantiles FFN. Comenten las ideas del video e invite a los participantes a compartir cómo manejan, o como les gustaría manejar, comportamientos desafiantes y rabietas. Asegúrenles a los cuidadores infantiles que no existe una sola manera “correcta” para ayudar a los niños a manejarse, pero hay muchas cosas que pueden intentar.
    2. Impriman y compartan el artículo Podemos calmarnos y hagan referencia al artículo para tener más ideas y temas para una conversación.
    3. Finalmente, si les queda tiempo, presenten más recursos de SSIC.org que complementen el tema, tales como:

     
    Consejo de facilitación: Enseñen a los cuidadores el poder del juego sensorial ofreciéndoles frascos sensoriales, plastilina, crayones, o incluso unos bloques para construir un centro de mesa. Invite a los cuidadores infantiles a jugar durante la sesión, ¡especialmente si se sienten tensos!

    Para aprender más sobre este tema, vean nuestro curso: Círculos de cuidado (en inglés).