Lanzar Los sentimientos tienen nombre

Después de jugar, encuentren sus propias “Caras de sentimientos”. Mientras leen un cuento juntos, señalen a los personajes y digan cómo se sienten los personajes. Pregunte a los niños por qué cada personaje podría haberse sentido de esa manera. ¿Hay alguna pista en las ilustraciones? ¿Qué expresan sus cuerpos? Amplíe la conversación para incluir la experiencia de los niños preguntándoles si ellos también se han sentido de esa manera.