Los niños pequeños son científicos por naturaleza. Están llenos de curiosidad acerca del mundo. Esa curiosidad significa que tendrán muchas preguntas que pueden transformarse en invitaciones a jugar. Cuando su niño le hace preguntas, ¡tiene la oportunidad de convertir esa curiosidad en acción!

A continuación hay unas maneras para convertir las preguntas de su niño en juego creativo:

Responder las preguntas con otra pregunta

Aunque sepa la respuesta, intente preguntarle a su niño qué piensa. Esto desarrolla habilidades del pensamiento y fomenta la curiosidad.

  • Si su niño le hace una pregunta tipo “cómo”, por ejemplo: “¿Cómo funciona esto?». Responda con una pregunta: “¿Qué piensas tú?” y “¿Cómo lo podemos averiguar?”.
  • Si su niño le hace una pregunta tipo “por qué”, por ejemplo: “¿Por qué la rueda es redonda?”. Responda con una pregunta: “¿Qué pasaría si fuera cuadrada?”.
  • Invite a su niño a dibujar cosas, inventar cuentos y jugar a pretender para explorar sus preguntas.

Hacer preguntas

Sus preguntas pueden llevar a su niño a un mundo de exploración. Llene el día con preguntas que comienzan con frases como estas:

  • ¿Para qué podrías usar esto?
  • ¿Cómo piensas que podríamos…?
  • ¿Cuáles son tres maneras de…?

Tráido a ustedes por SC Johnson

Ayudemos a las familias a estar saludables, conectadas y llenas de curiosidad.