A veces no podemos evitar las picaduras. Esto es lo que puede hacer cuando un niño sufre de picaduras de mosquitos:

  • Es posible sentir comezón en el área de la picadura, pero es importante que los pequeñitos no se rasquen. Para aliviar la picazón puede usar una loción calmante como hidrocortisona o calamina.
  • Las picaduras de mosquitos pueden asustar a algunos niños. Conversen sobre las picaduras para aliviar los temores: “¿Dónde te picó?”, “¿Qué forma tiene?”, “¿De qué color es?”, “¿Qué sientes?”. Intente distraer al niño con un juego como “Veo, veo” o leyendo juntos un libro favorito.
  • Aplique una compresa fría para reducir la hinchazón y aliviar el área afectada. Explique al niño que le “está congelando la picazón”. Puede dejar que un niño mayor sostenga la compresa, mientras usted atiende a otros pequeñitos que necesiten ayuda.
  • Contacte inmediatamente a un pediatra cuando un niño muestre señales de enfermedad o infección como fiebre, sarpullido, dolor muscular o de cabeza, náusea o si nota que la picadura se torna muy roja o se llena de pus.