El término «violencia en la comunidad» se utiliza para describir la violencia pública. Puede referirse a tiroteos escolares y actos de terrorismo. Pero también se refiere a la violencia que ocurre en los vecindarios. En 2014 casi el 25% de niños menores de 18 años informaron haber presenciado actos de violencia el año anterior, y se estima que tres millones fueron testigos de violencia con armas de fuego.

Estados Unidos es un caso atípico comparado con otras naciones desarrolladas. Niños estadounidenses de 5 a 14 años de edad tienen 21 veces más probabilidades de morir por armas de fuego.

  • El impacto de la violencia está profundamente arraigado incluso en la psique y el entorno de los niños más pequeños. Una sensación constante de inseguridad les afecta su desarrollo psicológico y fisiológico. La exposición prolongada a las hormonas del estrés crea trauma y resulta en estrés tóxico, que afecta el desarrollo de los niños y su salud física y mental a largo plazo.
  • Los niños de códigos postales de vecindarios de bajo nivel socioeconómico experimentan lo peor de la crisis de violencia armada. Las personas que viven a solo una milla de distancia pueden tener expectativas de vida que varían drásticamente. Los efectos de la violencia armada se concentran en ciertos vecindarios (por ejemplo, en el vecindario Lincoln Park de Chicago, la expectativa de vida es quince años más larga que en algunas comunidades del South Side). En 2015 la mitad de todos los homicidios con armas de fuego tuvieron lugar en 127 ciudades que representan menos de una cuarta parte de la población del país. Dentro de estas ciudades la violencia con armas de fuego se concentra en áreas de vecindarios pequeños que en conjunto representan solo el 1.5% de la población de la nación, pero tuvieron el 26% del total de homicidios con armas de fuego en Estados Unidos.
  • Los niños negros y latinos están representados de manera desproporcionada. Las armas de fuego son la primera causa principal de muerte para todos los niños estadounidenses menores de 19 años, la primera causa principal de muerte para niños negros y la segunda causa principal para los niños latinos. Los niños y adolescentes negros en los EE. UU. tienen 14 veces más probabilidades que los niños blancos de morir por homicidio con armas de fuego, los niños y adolescentes latinos tienen tres veces más probabilidades.

Reducir la incidencia de la violencia y sus efectos es un trabajo grande y complicado. Comienza con adultos cariñosos que reconocen el derecho de todos los niños a la seguridad y consideran la violencia como un problema de todos, independientemente del código postal.

 

FUENTES

https://everytown.org/

https://www.childtrends.org/indicators/childrens-exposure-to-violence