La paciencia y la perseverancia son habilidades poderosas que pueden ayudar a los niños a superar la frustración y lograr objetivos. Usted puede ayudarlos a desarrollar estas habilidades utilizando las estrategias a continuación.

Introduzca la noción de “Todavía no”.

Hágales saber a los niños que el no poder hacer algo en un momento determinado no significa que nunca podrán hacerlo. Enséñeles la frase: “No puedo hacerlo todavía”. Recuérdeles que toma tiempo y paciencia aprender algo nuevo. Puede decirles: “¿Te acuerdas cuando no podías abotonarte la camisa? Tratabas y tratabas y ¡ahora puedes hacerlo solito!”.

Respira, piensa, actúa
Cuando los niños tienen un momento de frustración, puede ser difícil para ellos hallar la forma para calmarse. Para ayudarlos, enséñeles estos pasos:

  • Respira: Motive a los niños a respirar hondo lentamente tres veces.
  • Piensa: Ayude a los niños a pensar en algunos planes para resolver el problema.
  • Actúa: Juntos elijan un plan e intenten hacerlo. Si no funciona, intenten otro plan.

 

Aceptar los errores
Usted puede ayudar a los niños a ser más perseverantes cuando usted les demuestra que cometer errores es normal. De hecho, los errores son una parte importante del aprendizaje. Déjeles saber que usted también comete errores y manténgase positivo después de hacerlos.