Demuéstreles a los niños que la casa está llena de oportunidades para descubrir las matemáticas.

En la cocina

  • Deles a todos en la mesa un poco de comida, como galletas o zanahorias. Pídale a cada niño que cuente la comida que tiene. ¿Todos recibieron la misma cantidad? Si no, ¿cuántas cosas hay que quitar de cada grupo para que las cantidades sean iguales?
  • Exploren las partes del total y la idea de compartir y ¡de un gran paso hacia la comprensión de la división! Mientras compartan un emparedado, díga: “Estoy cortando el sándwich por la mitad para que cada uno pueda tener una parte”. O pregunte: “Si hay tres rodajas de pan y somos seis personas las que quieren comer pan, ¿qué podemos hacer?”.

En el baño

  • Durante el baño, usen vasos de plástico o baldes para jugar con el agua y comparar cantidades. Con los niños menores, puede simplemente explorar los conceptos de “lleno” o “vacío” , llenando las tazas y vertiendo el agua. Desafíe a los niños mayores a predecir cuál vaso contiene la mayor cantidad de agua y cuál vaso contiene la menor cantidad.
  • Cuente con los niños mientras se lavan las manos y se cepillan los dientes. También puede usar un cronómetro o reloj en el baño para que los niños mayores puedan seguirlo mientras cuentan.

En el cuarto

  • Revisen juntos libros ilustrados para encontrar formas que conocen. Giren el libro y señale cómo las formas siguen iguales, sin importar la manera de mirar el libro.

Mientras los niños están acostados, jueguen juntos a “Veo, veo,” usando las palabras: debajo, encima, al lado y detrás. Déles una pista sobre el objeto que ve, describiendo dónde está en el cuarto. Puede decir: “Veo algo debajo del reloj” o “Veo algo al lado del librero”. Túrnense para que los niños practiquen el uso de estas palabras.