Los primeros años son importantes para desarrollar hábitos saludables de por vida, especialmente cuando los niños empiezan a desarrollar su independencia. A continuación hay consejos e hitos según la edad.

La mayoría de los bebés están listos para comida sólida a los seis meses; haga clic aquí para conocer información sobre la lactancia materna y el inicio de la comida sólida; vea esta lista de porciones y el tamaño de raciones, las que varían según la edad. Mientras hacen la transición a la comida sólida, ¡recuerde que aprender a comer,  o sea, el uso de la mandíbula para masticar y la boca para tragar de una manera nueva, demora! Esta nueva experiencia en que usan los sentidos y sostienen su propia comida es muy significativa. Es probable que no puedan comer lo suficiente para satisfacerse, por lo que la leche sigue siendo importante.

¡Los hábitos de comer de un niño de un año de edad pueden parecer impredecibles! Es posible que tengan menos apetito, o que rechacen la comida después de unos bocados. Esto se debe a que su crecimiento se desacelera un poco, y por lo tanto no requieren tanta comida. Sostener una cuchara ya es un gran paso en el proceso de aprender de qué se trata comer, ¡y es un excelente ejemplo de cómo la comida tiene que ver tanto con la mente como con el cuerpo! Usted puede: Ofrecer opciones de los cinco grupos de alimentos y dejar que su niño experimente con una variedad de sabores y texturas.

Los niños de dos años de edad pueden distraerse fácilmente a la hora de comer, pero son suficientemente grandes como para usar cucharas y para beber de un vaso. Están en el proceso de desarrollar sus gustos individuales y es posible que digan que “no” a ciertos alimentos. ¡Hacerle saber de sus deseos es una manera más en que le demuestran cuánto están creciendo! Usted puede: Ofrecer tres comidas sanas al día (intente que sea la misma comida del resto de la familia, y que coman juntos en familia), además de ofrecer una o dos meriendas.

Los niños de tres años de edad pueden tener preferencias específicas que pueden cambiar de día a día. Ahora, es más probable que interactúen bien y que participen durante la comida en familia. Usted puede: Continuar ofreciendo opciones de comida sana (¡en cuanto más sencilla la preparación, mejor!), y dejar que los niños elijan qué quieren y cuánto quieren. Siga ofreciendo una variedad de comida sana.¡Desarrollar el gusto puede requerir muchos intentos! Use pocillos, platos y vasos más pequeños y permita que su niño practique servirse solito.

Los niños de cuatro y cinco años de edad saben qué modales se esperan en la mesa, ¡pero es posible que sigan distrayéndose con facilidad! Es cómodo para ellos usar un tenedor y una cuchara y frecuentemente pueden verter sin derramar. Es posible que empiecen a pedir sus comidas favoritas, y ahora pueden comer con menos supervisión. Usted puede: Asegurar que al menos una comida al día sea una rutina familiar especial. Use buenos modales en la mesa e invite a su niño a poner la mesa o a ayudar de otra manera que sea apropiada para su edad, por ejemplo revolver los ingredientes en un bol. Es también un buen momento para desarrollar hábitos sanos durante la merienda, por ejemplo, elegir una variedad de comidas sanas previamente acordadas.

Agradecimiento especial para el equipo del American Academy of Pediatrics. Para conocer más consejos sobre cómo alimentar a los bebés, haga clic aquí. Para conocer más consejos sobre alimentos que se puedan tomar con la mano, haga clic aquí.