Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=GbuIeXnqIQY

Vea el video junto con los niños. Fíjese en cómo planifican y luego “estiran” la compra para preparar muchas comidas diferentes a lo largo de la semana. Después, puede:

Pensar en cómo planifica las comidas de su familia.

  • Conversen juntos acerca de algunas de las comidas favoritas de su familia que puede usar para preparar distintos platos (además de los frijoles, uno de los alimentos favoritos de la familia Alicea-Eiras son los tomates que se pueden usar para preparar salsas, salsa de tomate, ensaladas, sándwiches, sopas y pizza).
  • Hable con los niños acerca de la lista de compras, igual como lo hace la familia. Hagan una lista juntos, tal como lo hizo esta familia (no es necesario usar una pizarra, ¡basta con una hoja de papel!)
  • Antes de ir de compras, recuerde que puede usar los beneficios de WIC para leche y queso gratis, y de esa manera podrá usar los dólares de SNAP para comprar otras cosas. También, puede chequear el WIC’s farmers markets program para encontrar mercados de granjeros cercanos a su casa que acepten beneficios, y así planificar hacer algunas de sus compras allá.

Cuando vaya de compras con los niños, busque oportunidades para aprender.

  • Puede preguntar: “¿Puedes elegir tres pimientos?” “¡A buscar productos saludables del color del arcoíris!” “¿Cuántos colores de frutas y verduras puedes encontrar?” “Tachemos estos de la lista… ¿Qué sigue?” entre otras preguntas.
  • Muestre a los niños mayores las etiquetas nutricionales y explique que contienen información importante acerca de cuán sana es la comida. Explique que los nombres de comidas sanas son más fáciles de leer y pronunciar (y fíjense si el azúcar está al principio de la lista de ingredientes).
  • Mire a su alrededor y señale la diferencia entre alimentos integrales y alimentos procesados. Los alimentos integrales incluyen frutas, vegetales, frutos secos, frijoles y legumbres, y granos enteros (como arroz integral, avena, y cebada). Los alimentos procesados vienen empaquetados, y tienen otras cosas agregadas como sal, azúcar, o grasa. No es que todos los alimentos procesados no sean saludables, pero los alimentos integrales suelen ser más sanos que los procesados. Anime a los niños a buscar alimentos integrales en el supermercado (puede explicarles que aquellos son los alimentos sin ingredientes agregados, por ejemplo las frutas y los vegetales).

Involucre a los niños en la preparación de la comida.

  • Incluso los niños pequeños pueden lavar los vegetales, picar comidas blandas con cuchillos de plástico, revolver los ingredientes, y poner los vegetales en una bandeja para asarlos (intente “asar un arcoíris” como lo hizo la familia del video). Explique que su familia es un equipo saludable y que ¡todos en el equipo tienen una tarea! (Los niños pueden ayudar a poner la mesa, también.)
  • Mientras esté cocinando, invite a los niños a observar cómo cambia la comida cuando está cocida, como en el caso de los vegetales asados. Es posible que los niños los prefieran cocidos ¡por ser un poco más dulces! Modele usar los cinco sentidos para realmente fijarse en lo que está comiendo: describa el color, la textura, y la forma. Si está comiendo con las manos, ¿cómo se siente? ¿es blando, duro, fresco, tibio? Cierre los ojos y huela la comida. Escuche el sonido cuando dé un mordisco y, por supuesto, ¡fíjese en el sabor!

¡Guarde las sobras y estire los ingredientes!

  • Los contenedores de alimentos para llevar y las bolsas autosellantes sirven para guardar la comida. Guárdela en el congelador (puede lavar las bolsas plásticas para volver a usarlas).
  • Busque oportunidades para reducir los desperdicios (por ejemplo, puede usar un tallo de apio en una receta y cortar el resto para comer durante la merienda).