Lanzar

Acurrucarse juntos a leer un libro, cualquier libro, puede ser una de de las experiencias más íntimas y reconfortantes que los adultos pueden compartir con un niño. Los libros ofrecen la oportunidad de hablar, leer y ¡cantar juntos! Mientras lee el libro en voz alta, despierte el entusiasmo de los niños conversando con ellos sobre la tapa del libro. (“¿Quién es ese? ¡Es Elmo!”). Hablen sobre las ilustraciones y diviértanse leyendo juntos las palabras. Este tipo de lectura interactiva ayuda a desarrollar el amor a la lectura.