Puede tranquilizar a los niños sin usar palabras. Los abrazos ayudan. Otra forma de dar cariño es simplemente recordarle una y otra vez que su familia esta a salvo y junta. Pruebe hacer también estas ideas. 

Acurrucarse 

Métanse debajo de una sábana y miren un programa o una película favorita. 

Respiraciones con el globo de la barriga 

¡Hagan esto juntos! Cierren los ojos y respiren profundamente por la nariz. Imaginen que están inflando un globo en la barriga. Exhalen lentamente y repitan. 

Helado derretido 

Invite a los niños a acostarse boca arriba con usted y cierren los ojos. Imaginen que son un cono de helado en una acera caliente. Relájense “derritiendo” cada músculo, desde arriba en la cabeza hasta los dedos de los pies. 

¡Distráiganse! 

Hagan algo, cualquier cosa, divertirse juntos puede ser la estrategia más efectiva de todas.