Descargar imprimible

Triste, preocupado, molesto… los adultos y los niños por igual son propensos a tener grandes sentimientos al enfrentarse al divorcio o a la separación. Estos sentimientos pueden ser abrumadores, y los niños podrían no conocer las palabras para describirlos.

  1. Hablen de cada sentimiento de la tabla. Pregunte: ¿Algunas veces te sientes triste? ¿Qué hace que te sientas triste? Asegúreles que es normal tener muchos sentimientos todos en el mismo momento.
  1. Pida a los niños que piensen en cualquier otro sentimiento que no se encuentre en la tabla, como preocupado o nervioso. Pueden dibujar estos sentimientos adicionales en las casillas en blanco en la tabla.
  1. Ayude a los niños a colorear y recortar las tarjetas de sentimientos una por una. Recorte a lo largo de las líneas punteadas en el afiche para hacer los bolsillos.
  1. Ayude a los niños a pensar en actividades para hacer cuando tengan cada sentimiento. Escriba esas ideas al reverso de cada tarjeta. Pregunte: ¿Hay algo que te ayuda cuando te sientes triste? Sugiera actividades diciendo algo como, Bailar me hace sentir mejor cuando estoy triste. Eso le da ideas a los niños y les muestra que los adultos también encuentran maneras para sentirse mejor.
  1. Cuelgue el afiche donde los niños puedan verlo. Cuando tengan un sentimiento grande, pídales que encuentren la tarjeta que coincida con ese sentimiento y la pongan en los bolsillos. Pueden voltear la tarjeta para hacer una actividad que les ayude a sentirse mejor. Con el tiempo pueden añadir estrategias, cambiarlas o quitarlas si ya no funcionan.