Ayudar a las familias a desarrollar habilidades de lectura en la casa.

La lectura abre las puertas a nuevos y emocionantes mundos. Escuchar y ver letras y palabras ayuda a los bebés a aprender el lenguaje. Los niños pequeños disfrutan el tiempo que pasan leyendo junto con usted. Y cuando los niños mayores leen, desatan el poder de su imaginación. Todos se benefician de un buen libro. Lean juntos todos los días como parte de la rutina de su familia. Considere las ideas en este paquete como puntos para comenzar.

  1. 1
    Artículos

    – Leer juntos –

    Leer juntos en voz alta todos los días ayuda a los niños a convertirse en lectores y escritores. Considere estas estrategias para antes, durante y después de leer un cuento juntos.

    Antes de leer:

    Conversen sobre los cuentos antes de leerlos.

    • Muéstreles dos cuentos y dígales: “¡Vamos a elegir un cuento!”. Los niños pueden indicar o elegir el cuento que quieren leer.
    • Miren juntos la portada del cuento. Pregunte: “¿De qué crees que se trata el cuento?”. Para los niños más pequeños, señale y dígale lo que usted piensa del cuento.

     

    Durante la lectura:

    Busque maneras de hacer que las palabras y los dibujos cobren vida.

    • Pida a los niños que le ayuden a dar vuelta a las páginas. Los bebés aún no pueden voltear la página solitos, pero ya a los 18 meses podrán empezar a intentarlo.
    • Use voces diferentes para cada personaje y actúe las escenas con gestos y movimientos corporales. Lea en forma de canto.
    • Deje que los niños repitan la última palabra de una línea conocida: “Colorín colorado, este cuento se ha… (acabado)”.
    • Con el dedo, siga las palabras mientras las lee para ayudar a los niños a entender que hay una diferencia entre las palabras y los dibujos. No es necesario señalar cada palabra. Es importante también que los niños escuchen el ritmo del lenguaje.
    • Señale y converse sobre los dibujos. Pregunte: “¿Qué ocurre en esta página?”.

     

    Después de leer:

    Ahora es el momento para conversar sobre el cuento y para dejar que los niños hablen de lo que recuerdan.

    1. Haga preguntas que inviten a los niños a pensar sobre los personajes y por qué hicieron algo o se sintieron de cierta manera. (“Volvamos a la página donde Pedro parecía estar enojado. ¿Por qué estaba enojado? ¿Qué decidió hacer?”).
    2. Invite a los niños a compartir sus partes favoritas del cuento (pueden describirlas o actuarlas).
    3. Relacione el cuento con la vida de los niños (“¿Alguna vez se han sentido igual que el conejito?”).
  2. 2
    Vídeo

    – Inventemos un cuento –

    Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=XZcvWCWLjpE

    1. Vean a Rosita y a su abuela inventar su propia versión de una leyenda mexicana sobre El conejo en la Luna.
    2. Juntos inventen un cuento nuevo sobre El conejo en la Luna, al igual que Rosita y su abuela. Piensen en el principio, el desarrollo y el final del cuento o en un problema que pueda tener el conejo en la Luna. Podrían agregar datos científicos (como los conceptos de luna llena, media o creciente), nuevo vocabulario (como cráter) y conceptos matemáticos (¡tal vez el conejo necesita contar zanahorias!).
    3. Escriba el cuento en papel. Hable con los niños sobre cómo visualizan ellos al conejo en la luna y a la Luna. Hábleles de cómo cada uno imagina las cosas de manera diferente. Luego, invítelos a ilustrar el cuento.
  3. 3
    Cuentos

    – Compañeros de lectura –

    Lanzar Un libro entre amigos

    Las experiencias de lecturas divertidas crean en los niños el placer de la lectura y la escritura de por vida. Lea junto con los niños sobre cómo Bert y Ernie crean su propio cuento. Luego, escriban sus propios “cuentos juntos”. Usted también puede seguir los pasos del cuento para ayudar a los niños a crear el propio cuento de ellos.