El dolor nunca desaparece totalmente pero con el tiempo se hace más fácil de sobrellevar. Es importante que las familias se den a sí mismas y a sus niños el permiso para volver a ser felices. Pueden tener la seguridad que el recuerdo de su ser querido continuará viviendo en los corazones de cada uno, mientras la familia sigue adelante. Podrían hacer lo siguiente:

Formas de decir adiós

  • El funeral podría ser el mejor momento para dar el primer paso en el proceso para aliviar la aflicción. También podrían tener un servicio privado para la familia y las amistades más cercanas. Anime a los concurrentes a compartir recuerdos y anécdotas. ¡También podrían compartir recuerdos divertidos que los hagan reír!
  • Hagan un jardín con las flores favoritas del ser querido o planten un árbol en su honor.

Mantener viva la memoria

  • Hallen maneras de celebrar la vida del ser querido y su lugar importante en la familia. Por ejemplo, sigan celebrando el cumpleaños del ser querido, coman su comida favorita o escuchen su música preferida.
  • Reúnan fotos, ropa y otros recuerdos de los tiempos buenos que compartieron con el ser querido. Túrnense para relatar o escribir anécdotas de cada artículo. Pueden usar una cámara de video o el teléfono celular para grabar esas anécdotas.

Establecer una “nueva normalidad”

  • Establezca nuevas rutinas o cambie las rutinas que los niños hacían con su ser querido para darles un sentido de estructura y seguridad.
  • Con el tiempo, podrán planificar vacaciones o un evento especial para tener algo que esperar con anhelo.