Cuando su niño va a la escuela, es reconfortante saber que usted no está sola en este viaje de aprendizaje. Usted forma parte del equipo, junto con su maestro. El maestro hará un esfuerzo en darle las mejores experiencias posibles para aprender y crecer. Y al mantenerse usted involucrado en esta experiencia, estará ayudando a su niño a sentirse seguro en esta nueva aventura.

A continuación se presentan algunas cosas para tener en cuenta como parte del equipo de aprendizaje.

  • Usted y el maestro de su niño comparten la misma meta: darle espacios seguros, con mucho amor y cariño, para que su niño pueda explorar y aprender.
  • Su estrategia para lograr estas metas puede ser diferente a las del maestro porque hay diferencias entre la casa y la escuela, pero ¡eso es normal! Asegúrele a su niño que estas diferencias son normales: “Haces las cosas de una manera en la escuela y de otra manera en casa, y eso es normal. ¡Vas a aprender en ambos lugares!”.
  • Compartir con la maestra las rutinas de su niño en casa, su idioma y su cultura puede ayudarla a entender su comportamiento, además de facilitar su adaptación en la escuela. Pídale a la maestra ideas para ayudarlo a acostumbrarse a la sala de clase.