¿Qué es el asma?
El asma es una enfermedad inflamatoria a los pulmones, crónica o de larga duración. Las vías respiratorias del niño son irritadas por ciertas sustancias llamadas “factores desencadenantes”. Cuando ocurre un ataque de asma, los pulmones del niño reciben mucho menos aire y les cuesta respirar, especialmente expulsar el aire hacia afuera.

¿Cuáles son los síntomas que debo notar?
Los niños pequeños quizás no puedan explicar bien sus síntomas. A veces dicen “Me duele el pecho” o “No puedo respirar bien”. Además, el ánimo o la conducta del niño pueden cambiar repentinamente. Observe y escuche con atención para que reconozca cómo se manifiestan los síntomas en su niño.

A veces, los médicos dicen que hay que observar los síntomas “sonoros” o “silenciosos” de un ataque de asma.

Los síntomas sonoros incluyen:

  • tos;
  • temblor;
  • falta de aire;
  • presión en el pecho;
  • silbido al respirar.

Los síntomas silenciosos incluyen:

  • ansiedad y nerviosismo;
  • sueño intranquilo;
  • irritabilidad o calma repentina;
  • cansancio inusual;
  • sudor o palidez inusuales.