Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=hNZ8u87oqwU

Miren juntos el video. Luego, durante el día haga preguntas del tipo “¿qué pasaría si?” para despertar la imaginación de los niños.

  • Haga preguntas que generen respuestas y conversaciones más extensas, tal como: “¿Qué ves en este sitio de construcción?”. Amplíe la respuesta del niño: “Yo también veo el martillo. ¿Para qué piensas que se usa?”.
  • Las comidas en familia son el momento ideal para hacer preguntas. Por ejemplo: “¿Cuál fue la mejor parte de tu día?” o “¿Qué piensas sobre …?”. Las respuestas de los niños le ayudarán a saber qué les gusta y qué no; además, pueden conducir a más preguntas y respuestas, tales como: “¿Qué te gustaría hacer mañana?”.
  • Para prolongar la conversación, haga preguntas que generen respuestas más amplias que un simple “sí” o un “no”. No solo pregunte “qué”, “quién”, “cuándo” y “dónde”, sino también “por qué” y “cómo”.
  • Si un autobús pasa mientras caminan por la calle, pregunte: “¿Y qué pasaría si tú fueras en ese bus? ¿Adónde te gustaría ir?”. Todas las respuestas son aceptables; la meta es ¡conversar!