Cuando se trata de manejar el asma infantil, las siguientes son personas importantes que forman parte de su equipo: padres, niños, pediatras, neumólogos (médicos especialistas en pulmones y bronquios) y cuidadores de niños. Estas sugerencias lograrán que todos compartan la misma información para actuar coordinadamente:

  1. Colaborar con su médico. Vaya regularmente al médico de su niño y creen juntos un plan de acción que incluya los factores desencadenantes clave del niño y un plan médico.
  1. Unirse al plan de acción. ¡Involucre a todos! Comparta el plan de acción para el asma de su niño y los números de teléfono importantes con el cuidador de su niño, la familia y amigos que pasan tiempo con el niño.
  1. Conocer los factores desencadenantes. Anote los factores desencadenantes que afectan a su niño. Dé una copia de esta lista a sus cuidadores, miembros de la familia y amigos que comparten tiempo con el niño.
  1. Invitar a los niños a formar parte del equipo. Hable con los niños sobre sus propios factores desencadenantes para que sepan a qué tienen que prestar atención. Ayúdelos a reconocer sus síntomas (podrían ser síntomas “sonoros” como emitir silbidos al respirar o síntomas “silenciosos” como palidez) para que sepan cuando deben entrar en acción.
  1. Practicar el plan. Asegure que los niños sepan qué hacer cuando les cuesta respirar: sentarse, quedarse tranquilo y buscar ayuda de un adulto. ¡Practiquen juntos!