Imprima estas ideas para que los padres las puedan usar mientras conversan con sus niños. Cada padre tendrá que decidir cuánta información compartir y cómo adaptar sus respuestas de acuerdo a la edad del niño.

¿Por qué ya no tenemos casa?

  • Deles respuestas lo más sencillas posibles, de acuerdo a la situación. (Por ejemplo: Tuvimos que cambiarnos a un lugar que fuera seguro para nosotros; o, Perdí el trabajo y no tenía dinero suficiente para pagar el arriendo, y por eso tuvimos que dejar la casa; o La tormenta destruyó nuestro edificio de apartamentos.)
  • Esto es el resultado de cosas malas que han sucedido, y nadie debe estar sin un lugar permanente donde vivir.

¿Por qué tenemos que cambiarnos tanto? ¿Por qué no podemos quedarnos en un solo lugar?

  • Tenemos un lugar donde quedarnos, pero no es nuestro.
  • Distintas personas nos ayudan en diferentes momentos.
  • Estamos “de paso”. 

¿Cuándo tendremos casa? De acuerdo a la situación, comparta la información (pero tenga en cuenta que está sujeta a cambio). Puede decir:

  • Las personas que nos están ayudando piensan que puede ser en (una semana, un mes, en el verano, etc). Esperamos que sea cierto, pero puede cambiar.
  • No lo sé con certeza, pero espero que sea pronto. Lo que sí sé es que somos una familia fuerte y valiente y superaremos esto, y siempre te cuidaré.
  • Aunque no podamos saber con certeza cuándo tendremos nuestra casa, sabes que es una situación transitoria. Esto significa que no es permanente, o sea, no será así para siempre. 
  • No sabemos con exactitud cuándo la situación cambiará, pero cuando el momento sea así de difícil, es una ayuda recordar que no será siempre tan malo. Nada sigue igual, ¡salvo el amor que nos tenemos en esta familia!

Cuando hable sobre la cantidad de tiempo, señale que las cosas siempre cambian y eso significa que no siempre será así. Intenten observar las formas de las nubes y señale que cambian con el viento.

Cuando converse sobre un hogar, enfatice que es mucho más que una estructura física: el hogar significa el amor y el cuidado que reciben de los adultos a su alrededor.

¿Es mi culpa?

  • No, nunca. Es un problema de los adultos.
  • Porque soy el adulto, yo estoy tratando de resolverlo. Estoy pidiendo ayuda. Estoy trabajando duro para mejorar las cosas para nuestra familia, y otras personas también nos están ayudando.

¿Por qué no puedo llevar mis juguetes y otras cosas? 

  • Al igual como la escuela tiene reglas que debes seguir, el lugar donde nos estamos quedando las tiene y tenemos que seguirlas también. Una de las reglas es que podemos tener solo una pequeña cantidad de cosas, así que tenemos que llevar solo lo que realmente necesitamos.
  • Donde nos vamos a quedar no hay espacio suficiente para llevar muchas cosas.

¿Vamos a estar bien?

  • Sí. Te voy a proteger y siempre haré mi mejor esfuerzo para cuidarte.
  • Esto es algo que superaremos juntos.
  • Las cosas mejorarán en nuestra vida. No siempre será así de difícil.

Quiero ayudarte a ti/ a nuestra familia. Quiero cuidarte y arreglar todo.

  • Te agradezco tu deseo de ayudar, pero este es un problema de los grandes y no es algo que puedas arreglar. 
  • Estoy trabajando duro para mejorar la situación de nuestra familia, y las cosas no siempre serán así.

¡Y puede repetir estas cosas muchas veces!

  • Estás sano y salvo.
  • No estás solo.
  • Sabes aprender y nadie te puede quitar eso. Eres importante y valioso.
  • Esta es una situación transitoria. No te define y la superaremos.
  • Vas a tener algo mejor en el futuro. Es como una sola página en la historia de nuestra familia (o tu vida). No es la historia completa.

¿Qué pensarán los otros niños?

  • Les puedes explicar lo que te acabo de explicar.
  • Un buen amigo entenderá lo que te está pasando y lo que está pasando en nuestra familia ahora.
  • Si te están molestando, cuéntaselo a la maestra o a otro adulto cerca, o me lo puedes contar después de la escuela.

Está bien decir: No estoy segura de cómo responder tu pregunta; déjame pensarlo primero.