Cuando hay grandes cambios los niños necesitan de mucho apoyo. Ayúdelo a sentirse protegido rodeándolo con gente de confianza y actividades diarias.

Lo que usted podría hacer para hacer una diferencia cada día:

  • Dele mucho amor. Dígale que usted lo ama y lo protegerá. Recuérdele que usted siempre piensa en él aunque no estén juntos.
  • Empiece el día diciéndole al pequeñito lo que puede esperar que suceda. Puede decirle quién lo llevará a la escuela, quién lo recogerá y qué actividades realizará ese día o esa semana.
  • Dé a su niño algo de consuelo para que lo lleve consigo durante el día, como un corazón de papel o una foto de la familia.
  • Establezca costumbres como cantar juntos la misma canción todas las noches y comenzar el día con una frase divertida. También, hablar de una dificultad y de algo divertido que sucedió en el día o crear un saludo secreto para cuando salga de la escuela.