Al compartir la historia familiar, tradiciones y sus propias experiencias de vida, los abuelos ayudan a los niños a entender mejor a su familia y el mundo a su alrededor.  

Los abuelos tienen muchos regalos para compartir. Tienen experiencias de vida e historias familiares de las cuales todos pueden aprender. Tienen habilidades, intereses y pasatiempos que pueden ser diferentes de los que tenemos ahora. Los abuelos pueden tener distintas opiniones y maneras de hacer las cosas. Al celebrar esas diferencias, los niños aprenden a valorar lo que hace especial a su familia.  

 

A continuación, hay sugerencias para fomentar esta relación especial: 

 

Haga el esfuerzo para cerrar la distancia. No importa si los abuelos viven cerca o lejos, ayude a mantener una comunicación permanente con noticias sobre la familia y muestras de cariño a través de mensajes de texto, llamadas o videollamadas.  

El lenguaje del amor. Anime a los abuelos a compartir cuentos sobre la familia y pídales ayuda para explicar el árbol genealógico. Esto les da a los niños un sentido de pertenencia y los ayuda a entender sus raíces. Si los abuelos hablan otro idioma, invítelos a enseñarles palabras y frases a los niños.  

El show de talentos. Pídales a los abuelos que les enseñen a los nietos una habilidad, manualidad, o canción. ¡Puede revelar talentos e intereses en los nietos que no habían sido descubiertos… hasta el momento! 

Hecho a medida. Compartir historias, tradiciones familiares y recetas especiales puede convertirse en recuerdos familiares permanentes. Invite a los abuelos a conversar sobre cómo lo pasaban en familia cuando niños y a describir tradiciones que eran importantes para ellos. Así se les demuestra cuánto ustedes valoran y aprecian la historia familiar.