Los pequeñitos requieren mucha atención y, por lo tanto, los cuidadores y los padres son personas ¡muy ocupadas! Por suerte hay muchas maneras de mantener a los padres informados sobre lo sucedido durante el tiempo que el niño pasó bajo su cuidado. Para desarrollar una relación fuerte entre cuidador y padres intente lo siguiente:

  • Durante el día saque fotos de los niños con su teléfono para documentar lo que hicieron y aprendieron. Envíe las fotos a los padres para informarles del progreso de su niño.
  • Mantenga informados a los padres escribiendo notas breves cada día, semana o mes de lo que el niño hace y aprende durante el tiempo bajo su cuidado.
  • Use su teléfono para grabar comentarios breves sobre lo sucedido durante el día y compártala con los padres. Los niños también pueden grabar mensajes para enviarlas a sus padres.
  • Asigne cada semana un momento para hablar por teléfono o personalmente con los padres e intercambiar preguntas, inquietudes o ideas acerca de los niños bajo su cuidado.