Estos recursos son para cualquier persona que atiende a niños y a familias afectadas por la adicción a las drogas o al alcoholismo. Como proveedor, usted puede ser una fuerza de apoyo y estabilidad en las vidas de niños y adultos. A pesar de los desafíos inherentes de la adicción de los padres, los niños y las familias pueden ser increíblemente ingeniosas y resistentes. Usted puede comenzar importantes relaciones con las familias y brindarles su apoyo.  Estos materiales le pueden ayudar a:

  • Explicar la influencia positiva de un adulto de confianza. Los adultos de confianza pueden ayudar a los niños a hablar sobre sus sentimientos sin críticas o juicios. Las conexiones y relaciones tienen poder curativo. Hay maneras en que los adultos de confianza pueden explicar a los niños qué es la adicción y crearles un sentido de esperanza hacia un futuro más sano.
  • Explicar la adicción a los niños pequeños. Los adultos pueden explicar que la adicción es una enfermedad (que no es contagiosa como el resfriado), que hace que las personas sientan que necesitan drogas o alcohol para sentirse bien. Como cualquier otra enfermedad, las personas necesitan tratamiento para mejorarse.
  • Ayudar a los niños y las familias a sentirse menos avergonzados y aislados. Es difícil hablar sobre la adicción de los padres, pero los profesionales y otras personas con experiencias similares pueden ayudar. La adicción trae secretismo, miedo, vergüenza, confusión, pena y soledad. Pero no tiene que ser así. Es posible que los niños necesiten escuchar una y otra vez que muchos otros niños pasan por esto, y que ningún niño está solo.
  • Crear fortaleza emocional, esperanza y optimismo. Muchos niños y sus familias tienen la fuerza interior para ayudarse a sí mismos en momentos difíciles. Pueden tener fortaleza emocional y pueden curarse de sus experiencias. Pueden encontrar maneras de restablecer la confianza en otros. Estas experiencias pueden hacer que una familia sea más fuerte. Aceptar o pedir ayuda es el primer paso.

¿Qué necesitan los niños?

  • Saber con quién pueden vincularse, en quién pueden confiar y quién se preocupa por ellos.
  • Adultos en quienes ellos puedan encontrar un sentido de seguridad y protección.
  • Recordarles que la adicción es un problema de adultos y que solo los adultos pueden saber cómo mejorarse. El único trabajo de los niños es “ser niño”.
  • Sentirse visto, oído y tener voz. Necesitan que los adultos les digan cosas como: “Dime lo que estás pensando/sintiendo”. “Veo que te sientes ______”. “Te estoy escuchando”. “Puedes pedirme ayuda”. “Estoy orgulloso de ti porque ______”. “¿Cuál fue la mejor/ peor parte de tu día?”
  • Ser reconocidos cuando tienen preguntas y obtener respuestas apropiadas a la edad.
  • Recordarles que no importa qué tan mal se pongan las cosas, hay razones para mantener la esperanza y el optimismo. Por ejemplo, los adultos podrían decir, “Siempre podemos esperar que las cosas mejoren”. “Muchas personas se mejoran de la adicción”.

Las personas que tienen las cualidades anteriores son las “personas de confianza” para los niños.

¿Qué necesitan escuchar los adultos?

  • Es realmente difícil lo que le está pasando.
  • Puede aprender maneras para enfrentarlo y sanar. Los niños también pueden aprender estrategias para enfrentarlo. Usted puede darles ejemplos.
  • Hay formas de restablecer la confianza.
  • Usted no está solo.
  • La adicción es una enfermedad, y usted puede mejorarse.
  • Es de valientes pedir ayuda.
  • Esto puede hacer que usted y su familia sean más fuertes.
  • Los niños a menudo tienen la fuerza interior que les ayuda a superar esto. Son resistentes y pueden curarse de las experiencias. Usted puede ser un buen cuidador para sus niños.

Estas actividades y recursos están diseñados para ser flexibles y utilizados de diferentes maneras: individualmente, en grupos pequeños o en grupos grandes. Utilícelos como mejor le convenga, usted conoce mejor a sus clientes.

 

Consejeros

Bethany Case, Especialista del Programa de Justicia para Víctimas, Oficina de Víctimas de Crímenes (OVC) División Federal, Internacional y Tribal

Daryl D. Jackson, Ph.D., ex coordinador de programas para el Tribunal de Drogas de Greater Cleveland; Presidente de Rhinehart, Rambert & Associates Counseling Firm LLC

Peter Kreiner, Ph.D., Científico principal del Instituto de Salud del Comportamiento de la Universidad de Brandeis

Jerry Moe, MA, Director Nacional de Programas para Niños de la Fundación Hazelden Betty Ford.

Kurt Newman, MD, Presidente y CEO del Sistema Nacional de Salud Infantil

Karen Pershing, Director Ejecutivo, Metro Drug Coalition, Knoxville, Tennessee

Robin H. Steinhorn, MD, Vicepresidente Senior de Especialidades Hospitalarias del Sistema Nacional de Salud Infantil, Washington, DC

Sis Wenger, Presidente y CEO, Asociación Nacional para los Niños de la Adicción

Robert C. Williams, BS, GAIN, CFS, Socio Director, Soluciones Integradas para la Comunidad