¡Usted y su pareja se han enamorado! Es natural desear que los niños de su pareja también lo amen. Con paciencia y esfuerzo sincero usted puede crear vínculos afectivos duraderos con los miembros más jóvenes de su nueva familia. Tenga en cuenta estas ideas:

  1. Permita que los niños marquen el ritmo. Apresurarse o “ejercer demasiada presión” puede hacer que los niños se retiren en vez de acercarse.
  2. Actúe con naturalidad. Los niños perciben la falta de sinceridad más de lo piensan los adultos.
  3. Piense en cómo podría escucharlos más atentamente y demostrar interés en lo que piensan y sienten los niños.
  4. Descubra intereses mutuos entre usted y su hijastro y háganlos juntos.
  5. Hágales saber que ellos no están en competencia por el afecto. Ayude a su pareja para que tenga su propio tiempo personal con sus hijos
  6. Descubra las cosas positivas de sus hijastros y háblelas con su pareja para que también comparta sus elogios a los niños.
  7. Intente seguir siendo un equipo con su pareja, incluso aunque no siempre estén de acuerdo. Eso ayuda a sus hijos a verlos a ustedes dos unidos en la paternidad.
  8. Dé a los niños la oportunidad de expresar cómo se sienten sin juzgarlos. Muestre que usted está abierto a sus sugerencias para hacer que todo sea mejor.
  9. ¡Sea parte de la diversión! Reír ayuda a aliviar la tensión y las “bromas privadas” pueden unir a una familia.
  10. Recuerde que el progreso viene en pequeños pasos. La mayoría de las relaciones en una nueva familia toman tiempo para desarrollarse y profundizarse. Respire lenta y profundamente en los momentos desafiantes.