Descargar imprimible

Cuando un niño tiene grandes sentimientos, le puede ser difícil identificar cuál es el problema (¡también es difícil para los adultos!). Particularmente los niños muy pequeños pueden carecer de un desarrollado «vocabulario de sentimientos» y eso les dificulta expresar lo que sienten. Ellos necesitan la ayuda de los adultos para saber cómo se ven, suenan y se nombran esos sentimientos.

¿Cómo reconocer los grandes sentimientos del niño?

Saber reconocer si su niño está sintiendo emociones fuertes lo ayuda a comunicarse con él con más empatía y eficacia. Pero reconocer los grandes sentimientos puede ser complicado. Cada niño expresa sus sentimientos de manera diferente. Es importante buscar cambios en el comportamiento que no sean normales en su niño. Observe también las señales del estrés. En el preescolar estas señales podrían incluir miedo a estar solo, pesadillas, “accidentes” o estreñimiento, orinarse en la cama, cambios en el apetito y un aumento de las rabietas, lloriqueos o apego.

El imprimible enumera algunas cosas más que usted podría observar y algunas maneras en que usted puede responder.

Cómo responder a los grandes sentimientos del niño

Si su niño está teniendo grandes sentimientos, primero dígale que esos sentimientos son naturales. Después, nombre el sentimiento (enojado, triste, preocupado, etc.). Recuérdele que los sentimientos van y vienen, pero no duran por siempre. Luego explíquele que hay cosas que él puede hacer para expresar y liberar su gran sentimiento. Puede respirar profundo, dibujar su sentimiento, cantar o patalear fuerte. Por último, hágalo sentir cómodo. Sus abrazos y la tranquilidad adicional que usted le dé pueden ser de gran ayuda para él.

Recuerde, es importante abordar temprano los grandes sentimientos que abordarlos tarde. Cuando respondemos oportunamente a los grandes sentimientos del niño, le ofrecemos consuelo, lo escuchamos y le proporcionamos formas de liberar su energía. Usted puede reducirle los efectos negativos del estrés.