Descargar imprimible

¿Qué es el estigma y por qué sucede?

El estigma social implica actitudes y creencias negativas sobre ciertas personas, lugares o cosas. El estigma puede conducir a la discriminación, a otras conductas hirientes y lastima a todas las personas. También puede hacer que las personas estigmatizadas socialmente no busquen la atención médica que necesitan.

En situaciones estresantes como las que vivimos podemos sentir miedo, ansiedad o confusión. Los sentimientos negativos combinados con falta de información, desafortunadamente producen pensamientos hirientes o injustos e incluso acusadores respecto a otras personas.

 

¿Cómo puedo ayudar?

Atienda los grandes sentimientos

Si usted, su niño o alguna persona que ustedes conocen está enfrentando estigma social, reconozca los sentimientos y haga lo posible por buscar u ofrecer consuelo. Deben saber que todos somos importantes y debemos ser amados. Recuérdeles que ellos cuentan con usted para hablar y escucharlos.

Siga aprendiendo

Ya habrá escuchado que el conocimiento es poder. Cuando se trata de reducir el estigma social, ese es definitivamente el caso. La información errónea puede ser una razón por la cual la gente siente miedo o tiene actitudes hirientes. Por eso es necesario conocer los hechos y mantener una actitud de apertura, curiosidad y compasión. Considere estas sugerencias:

  • Busque información en fuentes confiables.
  • Comparta información sobre cómo mantenerse saludable.
  • Sea usted el ejemplo del uso de la máscara, del lavado de manos y de mantener la distancia.
  • Tenga una mente abierta sobre las personas y recuerde que cada familia debe decidir lo que es mejor para ellos.
  • Demuestre compasión y ofrezca ayuda a las personas más impactadas por el virus.

Sea amable con todos

Es importante que los adultos alienten, den el ejemplo, sean bondadosos y compasivos con todas las personas, en particular hacia quienes tienen o han tenido el coronavirus o las que en la comunidad estén en mayor riesgo de exposición. Lea las ideas presentadas en el imprimible y considere estas sugerencias:

  • Haga un gesto de saludo. Aunque no podemos dar abrazos y apretones de manos, un gran gesto de saludo puede comunicar que usted ve y siente cariño por esa persona. Salude de nuevas maneras: mueva el cuerpo como si fuera la trompa de un elefante, un chócala al aire, invite a otros para dar un saludo ondeado como en los eventos deportivos.
  • Diga “gracias”. El personal médico, los socorristas, los vendedores, los conductores de servicios de entrega a domicilio y muchas otras personas trabajan arduamente para mantener el funcionamiento de nuestras comunidades. Posiblemente también estén más expuestos al virus y en consecuencia, al estigma social. Cuando pueda expréseles aprecio por su arduo trabajo.
  • Conéctese por teléfono. Una llamada telefónica o por video puede cambiar positivamente el día de una persona, en especial si esa persona está o estuvo enferma.