Sea usted uno de los padres o un proveedor, usted es un maestro invaluable para ayudar a los niños a conocer e identificar los peligros relacionados con las armas y a mantenerse lo más seguros posible.

Para preparar a los niños para una situación en la que están en casa y escuchan disparos afuera, hable sobre qué habitaciones son las más seguras (habitaciones sin ventanas, pero si la violencia está relacionada con alguien en la casa, habitaciones que tienen posibles salidas). Dígales que se agachen y se queden quietos. Si hay una persona segura cerca, los niños deben mantenerse junto a la persona segura. También deben saber a quién llamar para pedir ayuda.

Si hay un arma en la casa, lea esta información de la Academia Estadounidense de Pediatría. Los niños tienen una curiosidad natural y un impulso por explorarlo todo, por eso las armas deben mantenerse bajo llave en todo momento. Los niños «examinan» y exploran nuevas ideas a través del juego y la imitación. Hay 4.6 millones de niños que viven en hogares con acceso a un arma cargada, sin llave o sin supervisión; más del 70% de los niños saben dónde está guardada esa arma.

Dígales a los niños lo que deben hacer si encuentran un arma en cualquier lugar, hábleles con palabras simples y repítalo con frecuencia:

  • Si ves un arma, no la toques. Díselo a un adulto seguro de inmediato.
  • No te meterás en problemas si me dices que has visto un arma.

Agradecimientos especiales a Everytown for Gun Safety. Para más recursos visite aquí.