Incluso los cambios y transiciones menos trascendentales, como prepararse para salir de casa, son difíciles para los niños pequeños porque ellos están viviendo muchas cosas nuevas. No es de extrañar que los cambios más importantes, como el reasentamiento, puedan ser abrumadores para los más pequeños. 

Un cambio como este probablemente signifique nuevas relaciones y responsabilidades, cometer errores y enfrentar grandes sentimientos. Adoptar un sentido de unidad familiar lo ayuda a superar los buenos y malos momentos de este proceso con más confianza en sí mismo e incluso con alegría. 

Estos recursos ofrecen algunas estrategias simples para que su familia se sienta más segura y unida en medio de los grandes cambios. 

Recuerde A medida que explora estos recursos, recuerde que su protección, seguridad y comodidad son sus prioridades. Está bien centrarse solo en asegurarse de que usted y sus niños se sientan protegidos y tranquilos. En esos momentos, hacer respiraciones profundas o tener un momento tranquilo puede ser todo lo que necesite (a veces, todo lo que puede hacer). Si aún se siente estresado, tómese su tiempo y vuelva cuando usted esté listo.

  1. 1
    Vídeo

    Canción Orgulloso de ti

    Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=4Lbbbu7_baw

    Los grandes cambios hacen que los niños se sientan incómodos. Aprender cosas nuevas los ayuda a sentirse seguros de sí mismos. Las palabras de aliento de padres amorosos como ustedes también son de gran ayuda. 

    Mire el video junto con los niños donde el papá de Elmo le dice las muchas formas en que él está orgulloso de Elmo. Luego hablen acerca de la veces en que usted se sintió orgulloso de su niño. Por ejemplo, 

    • Cuando se esforzó por aprender palabras nuevas. 
    • Cuando tiene una actitud positiva incluso en los días difíciles. 
    • Cuando es amable con sus hermanos, amigos y otras personas. 

    Pregúntele, ¿Qué te hace sentir orgulloso de ti mismo? 

  2. 2
    Artículos

    Cómo comprender y explicar el cambio

    Su familia ya ha vivido muchos cambios y el cambio puede continuar siendo una gran parte de su historia familiar. Considere estas ideas para ayudar a su familia a comprender y afrontar el cambio. 

    Los cambios son parte de la vida 

    A menudo vemos los cambios como algo malo. Durante las grandes cambios, especialmente los que están fuera de nuestro control, es útil recordar que el cambio es parte normal de la vida. Hable con los niños sobre otras cosas que cambian y cómo esos cambios son buenos o útiles: 

    • Cuando una planta crece a partir de una semilla, vemos que el cambio es hermoso. 
    • Cuando las estaciones cambian a lo largo del año, podemos esperar cosas nuevas como nadar cuando hace calor o tomar bebidas calientes cuando hace frío. 
    • Cuando los colores de un semáforo cambian, el tráfico funciona sin problemas. ¡El cambio es útil! 

    Hablen sobre algunos cambios que hayan vivido o que puedan vivir pronto. ¿Qué cosas buenas sucedieron (incluso las más pequeñas)? ¿Qué cosas buenas estás esperando que sucedan? 

     

    La aflicción es parte del cambio 

    Los sentimientos de aflicción o angustia, incluida la tristeza, el enojo y la confusión son normales cuando las cosas cambian. Podrían estar de duelo por la pérdida de su hogar, las rutinas, los lugares y las cosas familiares o por la muerte de un ser querido. Es normal sentirse triste o enojado por lo que sucedió e inseguro sobre lo que podría suceder en el futuro. 

    A veces los padres pasan por alto el dolor de los niños debido a que aparentan estar «bien» porque continúan jugando y riendo. Pero cada miembro de la familia se aflige de manera diferente y a su propio ritmo. La angustia puede desaparecer brevemente, regresar y luego desaparecer nuevamente. Incluso aunque los niños parecieran estar bien, usted debe recordarles que… 

    • Es normal tener grandes sentimientos como tristeza o enojo. Incluso es normal tener muchos sentimientos al mismo tiempo. 
    • Podemos extrañar todo lo de antes y al mismo tiempo disfrutar de la vida actual. 
    • Es normal sentirse feliz cuando sucede algo bueno o reír cuando algo es divertido. 
    • Cuando nos sentimos tristes, enojados o ansiosos hay cosas que podemos hacer para sentirnos mejor. 

     

    Los cambios nos ayudan a progresar 

    Si bien puede ser incómodo y doloroso, también puede haber belleza en los cambios. El cambio brinda la oportunidad de aprender lecciones importantes y adquirir habilidades que nos ayuden a enfrentar futuros desafíos. Por ejemplo, podemos aprender a defendernos a nosotros mismos o a los miembros de nuestra familia, sentirnos en confianza de pedir ayuda o a ser más compasivos. 

    Los grandes cambios a menudo nos ayudan a mejorar. Piense en algunos ejemplos de cómo los grandes cambios los han ayudado a aprender más y a progresar y háblelos con sus niños. ¿Pueden los niños pensar en cómo los cambios los han hecho progresar? 

    Pídales que repitan tras usted, Estoy cambiando, estoy aprendiendo y progresando cada día más. 

  3. 3
    Imprimible

    Lo que cambia, lo que permanece igual

    Descargar imprimible

    Puede ser reconfortante recordar que no todo cambia. Aunque muchas cosas han cambiado y seguirán cambiando, hay algunas cosas que siempre permanecerán igual. 

    Juntos escriban una lista de ejemplos. 

    • Sigo siendo yo. 
    • Seguimos juntos. 
    • Todavía podemos reír y sonreír juntos. 
    • Todavía podemos soñar con un futuro mejor. 

    Hay rutinas que también pueden permanecer igual. Pueden saludar al sol y darle las buenas noches a la luna, cantar la misma canción cuando salen juntos todas las mañanas y pueden decirle a su familia que ustedes se aman. 

    Imprima esta página para juntos completarla.