Por Kenneth Vaughan, PhD

Ahora más que nunca es importante que los padres negros reclamen su papel en la educación de nuestras comunidades. Que busquemos nuevas formas de unirnos para enseñarles nuestra cultura, convertirnos en mentores, crear un sistema con un nuevo camino a seguir para nuestros niños. Asumir esta tarea no es fácil, pero vale la pena.

Los papás negros a menudo son marginados por los medios de comunicación e incluso dentro de nuestras comunidades. Los medios a menudo sugieren que los papás negros están encarcelados o llevan vidas peligrosas. Debido a que muchas familias negras los niños no viven fisicamente con sus padres, algunos tienen la creencia de que los niños no necesitan papás y muchos jóvenes no han contado con la importancia de tener un papá.

A pesar de nuestros muchos desafíos sociales, políticos y económicos, los papás negros deben intervenir para cerrar las brechas en nuestras comunidades. Esto es lo que quiero que sepan otros papás negros:

  1. Su presencia es fundamental a medida que avanzamos. La presencia de hombres negros fuertes, resistentes e ingeniosos en las comunidades puede ayudar a nuestras mujeres y niños a sentirse protegidos. Es su presencia lo que obliga a otros jóvenes a ser firmes mientras observan sus gestos y prácticas. Lo que la sociedad no dice es que incluso nuestros jóvenes de más alta estatura quieren sentirse protegidos y conectados con un hombre negro mayor y fuerte. Debido a la falta de ejemplos positivos a seguir de hombres negros en algunas comunidades, nuestras niñas también buscan figuras paternas con las que identificarse.
  1. Su visión de nuestra comunidad también es importante. Muchos de nuestros niños están influenciados por la representación negativa del futuro de nuestra niñez por parte de los medios, por las estadísticas educativas y por factores que contribuyen al camino de la escuela a la prisión. Las mamás pueden expresar esperanza para el futuro, pero con demasiada frecuencia los hombres negros que están en posición de ser una voz para las comunidades han guardado silencio sobre sus esperanzas para nuestros niños. Su visión puede servir de guía a medida que preparamos un mejor camino a seguir. Necesitamos que sueñe nuevos sueños y que vea nuevas posibilidades en nuestro futuro. Necesitamos que les comuniquen esta nueva visión de esperanza y éxito a nuestros jóvenes.
  1. Su voz tiene peso. El rugido del león se puede escuchar a más de cinco millas. Su rugido comunica protección y presencia a su manada y a sus adversarios. Al igual que el león, las voces de los padres negros brindan esperanza y orientación a nuestra comunidad. Con frecuencia nuestras voces pasan desapercibidas porque se nos enseña a «ser vistos y no escuchados». Se nos enseña a no alzar la voz debido al miedo asociado con el «negro grande y ruidoso». Como resultado, hemos permitido que otras voces nos digan quiénes somos y las limitaciones que debemos aceptar para sobrevivir. Nos hemos mantenido en silencio por temor a perder nuestros trabajos, por la forma en que muchos líderes negros han sido silenciados o asesinados por oponerse a la opresión sistémica y por el temor a las posibles repercusiones negativas que nuestras familias pueden enfrentar debido a nuestro activismo. El resultado es que muchas de nuestras comunidades continúan sufriendo en silencio y a menudo solo escuchamos los gritos de las madres negras lamentando las horribles condiciones que enfrentan nuestros hijos.
  1. Su recuperación es esencial. Como padres negros a menudo nos olvidamos de abordar nuestras heridas pasadas y presentes. Se nos ha enseñado que mostrar debilidad no es varonil. Pero tenemos que sacar tiempo para sanar si queremos vivir con nuestras familias de forma permanente. Hablo con innumerables hombres que pueden parecer muy fuertes pero que luchan contra la ansiedad, la depresión, la presión arterial alta y el general agobio. Muchos de nosotros nos estamos ahogando y nos negamos a pedir ayuda. Una de las formas en que podemos sanar es practicando el cuidado personal como meditar, salir a caminar diariamente, hacer ejercicio, escribir los pensamientos o conectarse con otro hermano sobre lo que está pasando.
  1. Usted es necesario. También lucho con lo difícil que es ser un padre negro en el duro ambiente de hoy. Esta responsabilidad no es para los débiles de corazón. Cada mañana corro en la oscuridad tratando de establecer un nuevo día y dejar atrás las heridas del pasado y del presente. A veces corro con lágrimas en los ojos preguntándome si tengo lo suficiente para ponerme la armadura para pelear la buena batalla. Mientras corro por las colinas recuerdo a mi hija de tres años, mi hijo de ocho años y mi hija de 20 años en la universidad. Pienso en el mundo que quiero que hereden y sigo adelante a pesar de estar cansado. Nosotros mismos somos los héroes que hemos estado esperando. Sé que es duro, pero usted es el superhéroe a los ojos de los niños que buscan a alguien que venga y sea la luz de la esperanza.

Quiero dar las gracias a los papás negros que están de pie por nuestros niños. Nuestros niños necesitan héroes que se parezcan a ellos y que puedan ayudar a mejorar las cosas en sus comunidades. Las madres negras necesitan saber que no están solas librando esta batalla. Papás negros, sean el cambio que ustedes quieren ver.

 

Kenneth Vaughan PhD es el autor de La paradoja de Simba, ¿Qué pasaría si los superhéroes enseñaran en el jardín de infantes? Soy dueño de mi éxito, Nuevos comienzos, Sombras de un hombre, Con gran poder, Cuando papá no está. Trabaja con estudiantes, maestros, líderes escolares y socios comunitarios, empoderando a otros para que acepten sus dones y persigan sus metas. Su trabajo se centra en los principios rectores de la responsabilidad individual y colectiva para influir positivamente en la vida de los niños. El Dr. Vaughan actualmente está asociado con líderes comunitarios en Georgia, Carolina del Sur, Illinois y Virginia para promover la tutoría a través del Movimiento Lions Arise.