Puede ser mucho más fácil tener una conversación cuando los niños la inician… sin palabras. Trabajen en estos dibujos cuando deseen hacerlos y pídales a los niños que hablen de lo que han dibujado. Hay cuatro lienzos para escoger.

  • Dibuja lo que te dice el corazón. Los niños pueden mostrar sentimientos o recuerdos que para ellos son muy difíciles de expresar con palabras.
  • Haz tu propia portada para un diario. Ayude a los niños a crear una portada para un diario, que puede convertirse en el lugar especial donde ellos escriben y dibujan sus sentimientos y recuerdos.
  • Hagan una comida especial. Algunas veces es más fácil que los niños empiecen a explorar y a hablar de los sentimientos fuertes cuando recuerdan algo pequeño, como cuando se sentaban a comer la comida favorita con el ser querido que falleció. Ustedes pueden preparar y disfrutar juntos de una comida similar.
  • Imagínalo. Los niños pueden dibujar un retrato de su ser querido… ustedes pueden turnarse o pueden trabajar juntos para terminarlo.
  • Muéstrame cómo te sientes. Para comenzar a hablar de esta actividad usted podría preguntar: “¿Cuál es la palabra que describe lo que estás sintiendo? ¿De qué color son tus sentimientos? ¿De qué forma? ¿De qué tamaño? ¿Tienes más de un sentimiento ahora mismo? ¿Cuál de las caritas dice cómo te sientes?”.

Cuando los niños hayan terminado de dibujar, imprima los dibujos y pregúnteles qué les gustaría escribir al reverso del dibujo. Puede decir: “Cuéntame algo sobre lo que dibujaste. ¿Por qué dibujaste eso?”. Haga preguntas y escuche las respuestas con atención. Usted puede turnarse para hacer su propio arte mientras los niños observan.